Usted tiene … La Última Palabra

Ir a la guerra

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Nada más incómodo que decir: “se los dije”, pues suena a manera de reclamo, sin embargo, en muchos casos, lamentablemente, el famoso “te lo dije” se convierte en realidad. Así ha sucedido con el tema de la epidemia del coronavirus.
Nosotros, en este mismo espacio, desde el 24 de enero, tocamos ese tema haciendo ver que “habría que mantener las recomendaciones generales como lavarse las manos frecuentes, mantener la higiene nasal, cubrirse la boca al estornudar, evitar el contacto con personas enfermas de las vías respiratorias”.
La semana pasada, inclusive, insistí en que el tema se estaba tomando a la ligera: “ahora nos estamos yendo al otro extremo, donde, a mi parecer, no se están tomando las medidas necesarias, o existe una visión relajada”.
Pues esta semana al parecer Nuevo León y otros estados empezaron a tomar medidas más drásticas como cerrar escuelas desde el martes, casinos, cines, centros de fiesta.
Desgraciadamente ya los casos están en nuestra patria, y cada día, como lo señalan los expertos, van ir creciendo más.
Quizá el punto que tenemos que entender es que al ser un virus nuevo, no existe la rapidez para hacer la prueba, y en caso de dar positivo se tiene que confirmar con la autoridad Federal, de esta manera una persona que le hacen la prueba, y sale positivo, entrará a las estadísticas dentro de 5 días. Si seguimos pensando que somos muy poquitos para los casi 130 millones de mexicanos que somos, pues eso hace que nos confiemos.
Desgraciadamente, cuando vemos, por ejemplo, una comparativa del crecimiento de casos por día entre España y México, tomando como día uno el día que apareció el primer caso, vamos con números muy parecidos, en el crecimiento exponencial.
De buena fuente, nos llegó a la redacción de este semanario, la información que en Cadereyta ya se habrían dado los primeros casos, que están en proceso de confirmación, si pensamos por ejemplo, que cada persona pudiera contagiar a 2 ó 3 personas por día, en 14 días que no trae síntomas ya quedaron muchas personas contagiadas.
Quisiera equivocarme, pero lo más seguro es que “el agua nos va llegar al cuello”, y si no hacemos efectivo el aislamiento social, es decir, resguardarnos en nuestras casas, sin ir a lugares públicos o eventos, podemos revertir la situación y no vivir en carne propia lo que está pasando en España e Italia.
Así las cosas, vale la pena traer en mente el mensaje que traen los italianos: “A nuestros abuelos les pidieron ir a la guerra para salvar a la patria… a nosotros tan solo nos piden quedarnos en nuestra casa”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene…La Última Palabra

Coronavirus

Por: Ing. Jesús Herrera Rabago

Hay un refrán muy conocido que retrata muy bien el principio de no irse a los extremos, y el cual los mexicanos utilizamos mucho: “Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”. Este proverbio nació de la misma vida diaria, pues hace algunos años era muy fuerte la costumbre de poner veladoras a las imágenes de los santos en las Iglesias, cuestión que todavía se sigue pero con más moderación, de tal forma que en algunas ocasiones quedaban tan cerca del santo, que la flama podía llegar a la imagen y quemarla, de ahí que se pidiera no ponerla tan cerca, pero a la vez no tan lejos que no iluminara la imagen.
En el 2009, surgió en México la epidemia por la Influenza H1N1, si recuerdan el Gobierno de Felipe Calderón, el 23 de abril de ese año, ordenó acciones como la suspensión de clases en todo el territorio nacional, la cancelación de actividades en sitios públicos; lo mismo hizo el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrad, que pedía a las personas quedarse en sus casas y sugirió el cierre de restaurantes.
Las escuelas permanecieron así hasta el 11 de mayo, la caída del Producto Interno Bruto del país fue alrededor de 57,000 millones de pesos lo que equivalía a un 0.7% del Producto Interno Bruto.
Pasada la tempestad, y luego de que llegó la calma, se acusó al Gobierno Caldenorista, especialmente al Secretario de Salud, José Ángel Córdova, de haber sido alarmista y crear una crisis de pánico en el pueblo mexicano.
En este año aparece el Covid 19, mejor conocido como el coronavirus en China, el cual era inevitable se propagara por muchos países, y siendo México un país con mucho visitante extranjero, o con mexicanos que viajan a otros lados, es lógico que ya llegó a nuestro país, inclusive esta semana se anunció oficialmente el primer caso en Monterrey.
Desgraciadamente como nos sucedió aquella experiencia que juzgamos exagerada de la influenza H1N1, ahora nos estamos yendo al otro extremo, donde, a mi parecer, no se están tomando las medidas necesarias, o existe una visión relajada. Estoy de acuerdo que no se debe caer en el pánico, pero no creo conveniente tomar la actitud de no darle importancia.
Si países poderosos económicamente y con sistemas de salud avanzados están tomando medidas muy serias por lo rápido que se ha extendido lo que hoy ya es catalogada como pandemia. Así lo vemos en la suspensión de torneos deportivos, eventos masivos que se han realizado a puerta cerrada.
Así las cosas, como dice el chiste de aquellos compadres que fueron a comer y al llegar la cuenta, uno de ellos saca la cartera, y muy amablemente le contesta el otro: “No se me adelante compadre”, ante lo cual guardó su cartera pensando que lo iban a invitar; después de un momento, le revira el compadre: “Pero tampoco se me atrase compadre”. Por bien de todos, las autoridades y los ciudadanos no debemos alarmarnos y adelantarnos, pero tampoco atrasarnos, menospreciar y tomar a la ligera esta pandemia mundial.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene….La Última Palabra

Violencia laboral

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Como lo escribí, en este mismo espacio la semana pasada, estamos a unos días de realizarse el día sin mujeres, este próximo lunes 9 de marzo. Ya mucha tinta ha corrido y muchas voces se han levantado a favor y en contra, sin embargo, lo más importante es que este movimiento ha despertado la “conciencia” sobre un tema muy importante.
En esta línea creo que los feminicidios es lo más impactante, matar a una mujer por su condición de mujer, debe ser rechazado enérgicamente y como el mismo grito lo dice, no se debe permitir “ni una sola más”.
Sin embargo, de las diferentes aristas que puede abarcar el tema, la violencia física o psicológica, así como el acoso también es denigrante y debe erradicarse, existe un tipo de violencia que sin ser tan visible, está presente en toda la sociedad, me refiero a la violencia laboral.
Tristemente en todos los niveles existe, desde las empleadas domésticas hasta los grandes puestos directivos. Siendo realista, siempre pasa por la mente, cuando se va a contratar a una mujer, su estado civil y si tiene hijos; inmediatamente se piensa que si se enferma su hijo o hija pedirá permiso, si se embaraza se tendrá que ir varios meses.
Y aunque la ley ya las protege y permite que tengan ciertas prestaciones, la primera violencia que sufren es la discriminación para contratarla. En la práctica, aún sin decirlo, el hecho de ser varón da ventaja sobre las candidatas mujeres.
El otro aspecto donde se violenta a las mujeres, es en el crecimiento profesional, si vemos muchas empresas o inclusive en muchas áreas de gobierno, la mayoría de los puestos directivos son hombres, y no porque sean más capaces, sino simplemente porque la situación de esposa o madre, las va relegando.
Peor es el escenario de las madres solteras, que sufren una gran problemática para cuidar a sus hijos e ir al trabajo para conseguir el sustento necesario. Y todavía tener que encontrarse con la incomprensión y la inflexibilidad en muchos centros de trabajo.
Es cierto que ya se empieza hablar de horarios flexibles, del trabajo en casa (home office), sin embargo, todavía estamos muy lejos de llegar a ser una opción para las mujeres. Y entiendo que no es fácil encontrar las formas, pero ahí es donde habrá que invocar la creatividad y la empatía o crear nuevas formas de empleo en el que la mujer pueda desarrollarse y a la vez, cumplir con su vocación de ser madres.
Así las cosas, el 9M es un parteaguas valioso para replantear los paradigmas que han acompañado el trabajo de las mujeres. Por ello tan importante es denunciar los feminicidios que son impactantes, como los millones de violaciones laborales que día a día se da contra las mujeres.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene…La Última Palabra

Fátima

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Se suele decir que del dicho al hecho, hay mucho trecho. Quizá uno de estos casos sea el tan conocido proverbio: “A una mujer, no se le pega ni con el pétalo de una rosa”. Es innegable que suena maravilloso y lleno de sentido, pero desgraciadamente a lo largo de la historia la discriminación y opresión a la mujer ha sido constante.
Es cierto que desde el siglo pasado empezó el movimiento “feminista” a defender los derechos de la mujer. Célebre es, por ejemplo, el libro de la filósofa francesa, Simone de Beauvoir, “El segundo sexo”, que para muchos ha sido un ancla o un punto de fuga que ha permitido llegar a donde no se había podido. Para 1949, en que lo escribió, fue una osadía que muchos rechazaron enérgicamente, pues mostraba la desigualdad y subordinación de las mujeres, por lo cual lanzó su famosa sentencia que ha servido como grito de guerra para el tema feminista: “No se nace mujer: se llega a serlo”.
Tristemente, más de medio siglo no ha logrado erradicar la violencia y la discriminación a las mujeres. En pleno siglo XXI, y no sólo en comunidades más alejadas de la civilización, sino en las mismas urbes, nos encontramos con casos lamentables donde las mujeres sufren todo tipo de vejación.
Los casos más dramáticos son los “feminicidios”, que son los asesinatos de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia. En enero de este año, se reportaron 73 en el país, y Nuevo León fue el primer lugar con 8 casos.
Para algunos podrían parecer pocos, o habría temas más graves en el país, sin embargo, el tema no son sólo los asesinatos, sino el maltrato físico, psicológico, verbal, que las mujeres viven en su hogares, en el trabajo o incluso en la calle, donde sufren acoso como es el caso en el Metro o en los camiones.
Aunque todos los años se realizan actos, eventos, marchas o protestas por este tema en el marco del Día Internacional de la Mujer, este año en México, ha tomado un tinte especial, pues los último casos de feminicidio de Ingrid y de la niña Fátima Cecilia, “Han sido la gota que derramó el vaso”, ya que al no ser suficientes las protestas y marchas, convocaron a un paro nacional de mujeres para hacerse escuchar más fuerte.
Muchas empresas, instituciones educativas y empresas, han manifestado su apoyo para que ese día las mujeres que decidan unirse al paro y no hacer nada, no sean afectadas en su salario o con algún tipo de castigo. Quizá no se alcance la totalidad, pero en definitiva, como se visualiza el panorama, será un día histórico.
Así las cosas, qué bueno que este movimiento apuntale la lucha contra el “machismo” o la “misoginia”, pero creo que no basta sino llegamos a cambiar la cultura desde la casa a través de las nuevas generaciones. Creo que ahí está la clave para erradicar, como muchos otros, este grave problema.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene… La Última Palabra

Noé Chávez

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Los viajes de Cadereyta a Monterrey en camión han sufrido diversas transformaciones a lo largo de los últimos 20 años. Recordemos que a finales del siglo pasado, aunque se escuche muy nostálgico, la manera de trasladarse era a través de los camiones San Juan Cadereyta, los cuales eran antigüitos y con uno que otro vidrio roto.
La otra manera era esperar que pasara algún camión de paso y, si había lugar, irse en él. A los pocos años empezaron los famoso “Intervía”, camiones más modernos, con televisión incluida y con salidas más próximas. Para agilizar el traslado algunos eran sin escala, incluso había algunos que iban directamente a la Universidad Autónoma de Nuevo León, ya que a diario muchos jóvenes viajan a la máxima casa de estudio.
Posteriormente se implementó el “Intervía” directo, cuya ruta es llegar a Juárez y luego irse por la autopista. Sin embargo, el costo es más alto que un camión de las rutas suburbanas que luego empezaron a funcionar, desgraciadamente, estas últimas, no se dieron abasto y la frecuencia no era la deseable, aunque el costo fuera la mitad.
Ante esta problemática, el Gobierno del Estado, a través del nuevo Director del Instituto de Movilidad Noé Chávez va a poner en funcionamiento, con camiones adquiridos por el Gobierno del Estado, dos nuevas Rutas Exprés para Juárez y Cadereyta, desplazándose por la autopista Monterrey-Cadereyta para llegar a la estación “Y” de la línea uno.
Esto será posible porque dichas rutas se verán exentas de pago, costo que será absorbido por la Red Estatal de Autopistas de Nuevo León (REA), que es una facultad que tiene el Estado para su propio transporte.
La idea es que suban pasaje exclusivamente en Cadereyta y Juárez, de ahí tomen la autopista sin hacer paradas hasta sus destinos finales, sea la Ecovía o el Metro.
Como se suele decir, aquí hay una buena noticia y otra mala, según la óptica que se vea, lo positivo es que los ciudadanos de Juárez y Cadereyta tendrán otra opción más rápida para viajar y mucho más económica. Desde esta perspectiva se aplaude que Noé Chávez, a diferencia, de sus antecesores, tenga la sensibilidad para buscar soluciones y mejoras a la movilidad de estos dos municipios, además de hacerlo con propios camiones del Estado, dejando atrás el monopolio de los transportistas.
Sin embargo, la mala, puede ser a largo plazo, pues con esto se abre la puerta a que en un futuro más rutas de camiones urbanos pidan y exijan lo mismo, esto acabaría con la vía rápida que hoy contamos los jimenenses para desplazarnos en nuestros automóviles, pues se complicaría el tráfico y el mantenimiento, al ser camiones, puede ser más complicado.
Así las cosas, qué bueno que este Gobierno está pensando en los municipios de Juárez y Cadereyta, pues el beneficio es para la gente más sencilla; sin embargo, habría que pedir cuiden que la autopista no pierda la función por la que fue realizada, y que obviamente, también implica buenos ingresos para el Estado.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene… La Última Palabra

Toma todo

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

El famoso juego de la pirinola o perinola, uno de los primeros juegos de mesa, que pudo tener su origen en Alemania o con los judíos, ha sido adoptado por los mexicanos desde hace muchísimos años como propio.
Quienes lo jugamos aprendimos, al girar ese pequeño “trompo” hexagonal, lo satisfactorio que resultaba ver, cuando terminado su movimiento circular, el lado con la frase “toma todo” quedaba hacia arriba, sin embargo, también era aceptable ver “toma uno”, “toma dos”. Todo lo contrario sucedía cuando aparecía: “Pon uno”, “Pon dos” o “todos ponen”.
Si lo vemos “simbólicamente” este juego puede reflejar la vida misma de las personas, pues a veces nos toca ganar, a veces perder, o como solemos decir, salir tablas. Sin embargo, aunque existe el deseo válido de ganar y tomar todo, sabemos que no puede ser así, hay una posibilidad mínima que en absolutamente todos los tiros, nos toque dicho premio.
Desgraciadamente encontramos con personas que, la mayoría de veces, abusando de su poder o usando artimañas, las cuales pueden ser legales pero no éticas, siempre quieren “tomar todo”. Quizá es el caso de los dueños de Casinos en Nuevo León, que quieren el “toma todo”, pues pidieron a la Suprema Corte de Justicia eliminar el impuesto del 6 por ciento a las apuestas que se realizan y de un 10 por ciento a los clientes bajo el argumento de que ese derecho ya lo cobra la Federación.
A diferencia de algunas posturas más firme y radicales, las que respeto, y las cuales piensan que los casinos no deben existir, soy de la idea que como en todo, lo malo no son las cosas o los negocios, sino la forma en que se utilizan o consumen. Decir que las bebidas alcohólicas son malas, es relativo, pues siempre tiene que hacer referencia al sujeto que abusa de ellas. Los casinos, sabiendo controlarse, pueden ser un lugar de esparcimiento y diversión, de hecho muchas personas de la tercera edad han encontrado ahí su salida semanal.
Desgraciadamente, existe el otro extremo que es caer en la “ludopatía”, “Adicción patológica a los juegos electrónicos o de azar”, la cual ha dejado también, a muchos en la pobreza total. Pero hasta en este caso, pagar los impuestos, sería una buena forma de devolver algo de lo que muchos han dejado ahí.
La resolución de la Corte el día de ayer a la controversia que interpusieron los empresarios de esta industria, fue ratificar el impuesto que el Estado de Nuevo León cobra desde 2017, lo cual independientemente de los argumentos legales, tenía un sentido de justicia y bien común, pues este fondo se destina para apoyar que los municipios y el estado cuenten con mejores policías, equipamiento y mejores estrategias.
Así las cosas, habrá que recordar a los dueños de casinos que toda ganancia tiene una “hipoteca social”, es decir algo que regresarle a la sociedad, obvio que habrá que vigilar que esos recursos el Gobierno los aplique correctamente, al pensar así, no les duela tanto cuando paguen el impuesto y tengan que poner todos: los dueños de los casinos, pero también los jugadores.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene…. La Última Palabra

Ahora es cuando

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

La semana pasada el INEGI publicó las cifras oficiales del crecimiento económico de nuestro país. El resultado ya lo sabíamos, quizá el morbo era saber si el resultado salía negativo, lo cual deseaban vehementemente los adversarios políticos de López Obrador, pues técnicamente sería entrar en recesión. Por fortuna, para el Presidente, fue positivo aunque solo de 0.1%, lo que en sentido estricto hace hablar de una desaceleración.
Independientemente de los tecnicismos, la realidad es que la economía no creció, y muy probablemente este año tampoco se logre. Lo que más llama la atención es que no es el resultado de efectos externos, pues nuestro principal socio comercial Estados Unidos tuvo un crecimiento. Por tanto, el famoso principio de que: “si a nuestros vecinos les da una gripa, a nosotros nos da una neumonía”, en este caso no se aplicaría, aunque también, en honor a la verdad, es muy diferente, pues ellos no dependen solo de lo interno, sino que generan mucha riqueza en otros países que fortalece su economía.
Es innegable que el cambio de Gobierno, en este primer año, generó mucha desconfianza a los inversionistas, además que la administración Federal cerró la llave a la inversión con la intención de poner orden al sistema lleno de fugas que recibió. Habrá que esperar que estos dos factores, tanto la confianza de los inversionistas como la el flujo económico que el Gobierno inyectará en los proyectos de infraestructura, empiece a mover la economía.
Por si faltara algo, con la epidemia del Coronavirus la economía mundial se verá afectada, no hay que olvidar que China es una de las economías que mueven al mundo. Se calcula que alrededor de cincuenta millones de personas están en cuarentena en ese país.
Sin embargo, es innegable e irrefutable que la economía no ha crecido, y es un punto que en este momento trae en contra y que tendrá que revertir la actual administración. Lo quiera o no tendrá que dar resultados y dos años puede ser un plazo lógico que la ciudadanía acepte, pero más tiempo no creo que aguante, ni los argumentos que use, ni la paciencia de la gente.
Dentro de todo lo complicado que podría parecer, lo positivo es que este gobierno ha mantenido la disciplina fiscal para mantener la deuda pública estable; la política salarial que puede generar junto con el gasto social cierto nivel de consumo; la ratificación del TMEC puede generar más confianza; así como el anuncio del Programa de Inversión Privada en Proyectos de Infraestructura. Todo ello hace muy diferente el panorama a otras crisis pasadas, lo cual permite tener esperanza en que el crecimiento económico se revierta.
Así las cosas, este 2020 es año difícil para Andrés Manuel y sus huestes, pero usando el mismo estilo del Presidente, habrá que decirle: “Ahora es cuando chile verde, le haz de dar sabor al caldo”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene… La Última Palabra

En memoria de mi Padre

Por: Ing. Jesús Herrera Rabago

Hay cosas que ni la vida, ni los años, ni la escuela te enseñan. Esta semana experimenté una de ellas: ver partir a mi padre José Ismael Herrera Meléndez. Y aunque Dios fue muy generoso con él y le regaló 90 años, aún y cuando uno sabe que el cuerpo se va deteriorando por las enfermedades y uno tiene la certeza de que el final se acerca, aun así siempre será una experiencia triste el saber que ya no lo tienes a tu lado.
Como todo ser humano, tuvo virtudes y defectos, pero como la mayoría de los padres se esforzó al máximo por sacar adelante a sus hijos. Huérfano desde los 6 años, sin una figura paterna que le sirviera de ejemplo, logró a sus 9 hijos, junto con mi madre, darnos educación y una base sólida de principios para la vida.
Nacido en Linares y haciendo un gran esfuerzo se vino a Monterrey a estudiar en aquel entonces al famoso “Colegio Civil”, llamado así porque ahí se impartía la carrera de ingeniería civil. Al terminar sus estudios, junto con 5 amigos, escucharon que Petróleos Mexicanos estaba contratando ingenieros. Se fueron a México, logrando que lo contrataran y enviaran a la planta de Ciudad Madero.
Después de algunos años, desde 1975, llegó a Cadereyta junto con otros compañeros a recibir las instalaciones realizadas por el área de Pemex Construcción, le tocó la entrega-recepción y junto con varios más, ser unos de los iniciadores del Personal Técnico de la Refinería de Cadereyta, a quien hizo su segundo hogar y a los petroleros también su familia.
Era firme en su carácter, a veces duro, pero así se requería, primero en la casa para controlar a 9 hijos, después en la refinería para que el trabajo saliera lo mejor posible. Esa es la mejor herencia que nos dejó: un apellido labrado en la cultura del trabajo y del esfuerzo.
Solía decir: “Siempre compárate con los buenos, no con los burros”, lo hacía para motivarnos a aspirar a lo máximo y evitar así la mediocridad. Dos veces tuvo la oportunidad de servir, también, como Director de Obras Públicas Municipal, dejando parte de su legado en muchas obras que ahí realizó.
Hoy entiendo, mejor que nunca, aquella frase que dicta que: “Un padre vale por cien maestros”, y creo que él lo cumplió a cabalidad, por eso al final, después de devolver su cuerpo a la tierra, brotó en la familia, de manera espontánea, el gesto de aplaudirle como signo de gratitud y reconocimiento.
Gracias a todos los que nos acompañaron física o espiritualmente, especialmente por sus muestras de estima y cariño en estos momentos tristes.
Ya los viernes no serán lo mismo cuando llegue a su casa y no esté ahí mi padre, por lo que tendré que recordar que: “Se va el corazón, pero no el amor… que se van los brazos pero no los abrazos… que se van las manos, pero no las caricias… porque lo que se ama, no desaparece”. Descansa en Paz Papá.

Usted tiene…La Última Palabra

Coronavirus

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

La fragilidad de la vida humana ante la naturaleza siempre ha estado manifiesta, quizá lo más común es ver desastres naturales como terremotos, tsunamis, ciclones o incendios que hacen ver al ser humano pequeño ante el poderío de la naturaleza.
Sin embargo, hace siglos, las pandemias eran un verdadero terror, por ejemplo, una de las más letales ha sido la viruela que a lo largo de la historia se calcula haber matado a más de 300 millones de personas, especialmente en el siglo XVIII, donde la viruela literalmente diezmaba a las poblaciones afectadas.
Hoy esas historias nos parecen lejanas, incluso a países como el de nosotros no tan poderosos económicamente; sin embargo, en países más pobres como África, todavía sufren de epidemias muy fuertes. Sin embargo, la naturaleza se encarga de recordarnos que no somos “todopoderosos”, como fue el caso del 2009 con la gripe H1N1, o en 2014 y 2019 con los casos de ébola en África.
Estos días ha tomado fuerza el tema del “coronavirus”, pues surgió un nuevo tipo de él en la ciudad de Wuhan, China, una ciudad donde viven 11 millones de personas y que ha confirmado más de 500 casos y que se encuentra en una “etapa crítica” de prevención y control. Desgraciadamente se ha propagado a otros países como Tailandia, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos.
Según los especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), todavía no se puede decir la gravedad de la epidemia, pues falta mucho por conocer de dónde viene y cómo se transmite.
Por lo mismo, hasta ahora, no ha declarado emergencia internacional. Según expertos, no llegaría a una epidemia tan grande como la que se vivió en el 2009 por el caso de influenza, esto debido a que su capacidad de contagio es menor, aquella tuvo hasta un sesenta por ciento de la población susceptible, éste se calcula con un contagio menor al diez por ciento.
El miedo es que, como sucede con estos casos, China por cuestiones políticas o económicas, no dé la información debida y eso complique su prevención. En México, presuntamente un paciente con coronavirus llegó el 11 de enero a Reynosa (cerquita de nosotros). Las autoridades sanitarias ya rastrean los centros de trabajo y otros puntos en esta ciudad, tras su viaje a China. Hasta ahora dos personas que estuvieron con él están en seguimiento.
Así las cosas, no hay que alarmarse, pero habrá que mantener las recomendaciones generales como lavarse las manos frecuentes, mantener la higiene nasal, cubrirse la boca al estornudar, evitar el contacto con personas enfermas de las vías respiratorias. Aunque como dicen los memes: ese virus acá en México tiene mucho tiempo, pues lo relacionan con la famosa cerveza “Corona”, al cual muchos no le huyen sino la desean.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Usted tiene… La Última Palabra

Bulldozer

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

La apuesta de los políticos “por default” es que al gobernante en turno le vaya mal. Por lo cual la estrategia inmediata, ante cualquier proyecto, es descalificarlo, cuestionarlo o incluso, profetizar que será un error.
Sin embargo, en muchos casos, como dicta la sabiduría popular: “No por mucho madrugar amanece más temprano” o “El que ríe al último ríe mejor”. Por lo mismo, la actitud no puede ser tan impulsiva y se tendría que esperar un tiempo prudente para criticarlo o descalificarlo.
Por ejemplo, todo el año pasado muchos pronosticaban una catástrofe económica, sin embargo, hasta el día de hoy las variables de la economía mexicana se han mantenido positivas, las reservas se mantienen y la inflación anual de México en 2019 es de las más bajas de los últimos 20 años.
Por si eso fuera poco, la Cámara de Representantes de Estados Unidos de América, aprobó el texto del T-MEC (Tratado Comercial) con México y Canadá. Lo cual definitivamente aumenta la confianza de inversión en México y cuya negociación, en los últimos meses, fue bien llevada por el gobierno de Andrés Manuel.
Este paso es muy importante para la economía mexicana pues da certidumbre a la inversión, pero sobre todo, manda el mensaje de un Presidente que, aunque es catalogado de izquierda, ha sabido llevar una excelente relación con el mandatario norteamericano Trump, cuestión que no lucía nada fácil.
El mismo caso ha sucedido con PEMEX, el cual se está reformando pese a todos los obstáculos. La visión del gobierno anterior fue no invertirle y dejar caer las refinerías, a un año ha vuelto la inversión y la renovación lo cual dará su fruto.
En este inicio de año la entrada en operación el INSABI (Instituto de Salud para el Bienestar) ha sido muy duramente criticado y todos, como se dice, se le han ido a la “yugular” inmediatamente, sin saber ni los alcances y sin esperar el proceso de transición.
Así las cosas, es muy cierto que no hay que “echar las campanas al vuelo”, sino que habrá que seguir esperando para ver si los planes del Presidente dan buenos resultados; más cierto es que la necedad característica de AMLO, lo mantiene firme en lo que él cree y está convencido es el camino correcto. Parece un “Bulldozer” abriendo brecha, con muchos obstáculos, pero no se detiene, esperemos que el sexenio le alcance para ver terminada la carretera del progreso que prometió durante tantos años.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.