Tampico…. cuna de la aviación en México

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

Desde hace poco más de 40 años Tampico y Cadereyta se han hermanado de manera significativa, tal vez por su relativa cercanía y o antecedentes históricos, como también por la industria petrolera nativa de aquella región y que instaló una moderna refinería en estas tierras Jimenences.
Sin embargo, poco o nulo reconocimiento se le da al hecho de que en esa región Tamaulipeca fue precisamente donde naciera el transporte aéreo de uso tan común en estos tiempos.
Gracias a importantes datos que nos envía el buen amigo Luis S. Yamallel Flores que a la vez recibió de Homero García Montemayor de Cerralvo Nuevo León, fue lo que nos movió a pensar en dar a conocer archivos pocos conocidos al respecto.
Veamos: En 1919 Tampico tenía 6 aeródromos en la zona, Tampico era un Dubai por ser la zona norte de Veracruz, oriente de San Luis Potosí y sur de Tamaulipas, las famosas tres Huastecas que era la máxima productora de petróleo en el mundo.
Los aeródromos, estaban en el Moralillo en la playa, donde actualmente está el TEC regional de Cuidad Madero, y en Mata Redonda en Altamira, en donde hoy está el Francisco Javier Mina con todos con pistas de tierra.
En 1926 se inaugura con apoyo de las compañías petroleras: Stándar oil, Cheel y el Águila quienes construirían el primer aeropuerto asfaltado, único en el mundo y con una delta.
El Balbuena de la Cuidad de México seguía con pistas de tierra por lo que se concluye que el primer aeropuerto en forma del mundo fue el de Tampico.
En Estados Unidos las pistas eran de pasto, hasta después de 1930 se implementaron las de asfalto.
En 1921 la zona de Tampico fue la máxima productora de petróleo en el mundo con 250 millones de barriles, se dice que los primeros explotadores fueron los norteamericanos, pero no fue así, porque ellos no lo vendían, la gran tienda era la zona Tampico.
Ante esos sucesos Los Americanos Hammond, Winship y Lawson fundan la primera compañía en el mundo en trasportar pasajero: Mexicana de Aviación.
Y fue en Tampico, se dice erróneamente que primero fue Quantas Australiana y Avianca Colombianas, pero esto no es verdad, esas empresas fueron creadas para el correo, puesto que todavía se tenía miedo con volar con pasajeros, por eso Mexicana de aviación fue la primera en el mundo en 1921.
El vuelo no se creó en la ciudad de México, de Tampico salió un avión Lincoll Standart a traer dinero de la ciudad de México para cambiar a dólares y de regreso se trajo el dinero y un pasajero, este sería el primero de la historia con escala en Tuxpan Veracruz para abastecer.
El avión aterrizó en el Moralillo (Zona de la ciudad) había tanto dinero en Tampico que las compañías petroleras se juntaron para hacer el aeropuerto en donde actualmente está.
Todas las modernidades se daban en Tampico: La primera central telefónica automatizada del mundo en 1927 por la Stándar oil de Rockefeller. En 1930 la primera tienda en el mundo con escaleras eléctricas y aire acondicionado (Woolworth) entre otras importantes empresas.
Con la Expropiación Petrolera en 1938 se fue terminando todo, indebidamente se llevaron toda la administración del petróleo a la ciudad de México, cuando por historia y tradición debió seguir en Tampico la dirección de PEMEX, el auge petrolero fue una bendición en toda la zona ya que durante 30 años mantuvo económicamente a México.
Hoy recordamos estos hechos en justo reconocimiento a ese bello puerto de Tampico y sus habitantes que actualmente son considerados nuestros hermanos Jimenences.
Gracias

El niño Fidencio…. Un mito, una leyenda o una realidad

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

Seguramente usted amable lector, al igual que otras personas habrán oído hablar del niño Fidencio, pero… ¿conoce usted la realidad de esta historia?
Pues bien, nuestro personaje de hoy fue un famoso curandero que nació en el rancho las cuevas en Iramuco, estado de Guanajuato.
José Fidencio de Jesús Constantino Síntora fue hijo de Socorro Constantino y de María Transito Síntora. A la edad de 10 años quedó huérfano y con sus 4 hermanos hace equipo desde su niñez que en ese momento contaba con ocho años.
Su hermana Antonia vivía en “Loma Sola” Coahuila y cuando Fidencio cumple 15 años se traslada a esa población donde estudia tres grados de la educación primaria en el vecino municipio de Mina Nuevo León.
Desde niño tiene comportamiento extraño, mostrando seriedad extrema ante la adversidad, siempre pensando y orando diariamente.
Ya en la escuela, llama la atención porque siempre buscó la manera de curar las dolencias de sus compañeros y un amigo que hizo en ese tiempo llamado Enrique López, lo acerca a la iglesia de Mina, al grado de que Fidencio y el ayudan al Sacerdote durante las misas y adicionalmente le enseña algunos principios de la medicina herbolaria (Se supone que Enrique sabía algo de eso).
Del Ferrocarril en el trayecto que comunica por la vía férrea a Nuevo León y Coahuila y cercana a Loma sola inicia en la segunda mitad de la década de los años 30 entre la población humilde, un creciente rumor: “Un niño con signos de santidad tiene poderes curativos y además no cobra”.
La necesidad de la población hizo crecer el rumor y la comunicación que genera el ferrocarril lo potenció, por lo que ese “Niño Santo” pronto se convirtió en un personaje famoso al que consultaban muchas personas de la región.
Sus curaciones consistían en tocar con sus manos a sus enfermos, rezaba con ellos y les daba dosis de “Gobernadora” (Una yerba de la región) él decía que no curaba, que era solo un intermediario de los poderes divinos motivo por el cual no podía cobrar.
Comienza a extirpar tumores utilizando un pedazo de vidrio de botella asegurando los pacientes no sentir dolor durante la intervención. Su fama corre a Monterrey y la región y a toda la República a tal grado que el 8 de febrero de 1928 llegó a consultarlo el Presidente Plutarco Elías Calles que se hizo acompañar por el Gobernador Arón Sáenz y del Gral. Juan Andrew Almazán, a este trío de políticos el mismo Fidencio les preparó varios brebajes entre ellos unos de rosas durando más de 6 horas la consulta.
Desde luego que esa visita y consulta Presidencial fue muy criticada (Padecía el mal de pinto el Presidente) por la comunidad médica de N.L. y los propios funcionarios de salud estatal opinaron que el Presidente corría el riesgo de contagiarse de alguna enfermedad en esa “Clínica” no autorizada.
De ahí en adelante el niño Fidencio se convirtió en un mito nacional y cada mes se refrendaba cuando llegaba un enviado de Calles a recoger “La medicinas”.
El Sr. Presidente, y la iglesia no intervinieron en su contra, pues en ese tiempo se desarrollaba un enfrentamiento entre el cristianismo y el gobierno de Calles.
Fidencio muere siendo muy joven (40 años) en Mina N.L. un 19 de octubre de 1938. Existe ahora una iglesia Fidencista cristiana y aun en la actualidad es común ver filas de hasta un kilómetro de automóviles y personas que se dirigen a esa iglesia de Espinazo Nuevo León al que llaman “centro curativo” a donde acuden enfermos incluso del sur de Estados Unidos buscando un milagro del niño Fidencio.
¿Usted amable lector que opina?
Datos recabados del archivo general del Estado
Gracias

Adelita, la inspiradora de la canción, no es un mito

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores


La Adelita y el Coronel a la hora de su matrimonio.

La Adelita existió realmente y no se trata de un mito de la Revolución o de un son norteño elevado a la categoría de canto de guerra.
Según datos de Ana Cecilia Treviño reportera del diario Excélsior dice: su nombre Adela Velarde Pérez, nació en Ciudad Juárez Chihuahua y cuando tenía 14 años en 1914, huyó de su hogar dejando comodidades con el noble propósito de servir como enfermera en los campos revolucionarios.
No viajo sola, acompañándose de Doña Leonor Villegas de Mañón (la entrevistada) y de otras siete muchachas, todas llenas de entusiasmo y vitalidad, ansiosas de ayudar a los que sufrían en las guerrillas.
La Adelita no cargó jamás un “mausser” ni llevó las carrilleras en el pecho, no era guerrillera, era enfermera. El uniforme que vestían las de su grupo era blanco pero muchas veces no podían usarlo y llevaban faldas amplias y abiertas de varios colores y se dirigían montadas galopando hacia la línea de fuego para atender a los heridos.
Se incorporó a las tropas del Coronel Breseda que se encontraba en Ciudad Juárez, estuvo presente en los combates de: Parras, Meoqui, Santa Rosalía, Camargo, Gómez Palacio, Torreón, Zacatecas y otras.
Adelita nació un 8 de septiembre de 1900 en Ciudad Juárez Chihuahua, fue testigo aún de niña de las crudeces de la guerra, la entrada de Pancho Villa y de los muertos en las calles teñidas de sangre.
En el Archivo de la Secretaría de la Defensa Nacional existen documentos que dan fe y constancia de que Adela Velarde Pérez fue enfermera en la Revolución y de las Fuerzas Constitucionales cumpliendo sus obligaciones en contra de la usurpación Huertista, militó en la corporación que comandaba el General Carlos E. Martínez.
Días antes de la toma de Torreón por Pancho Villa en noviembre de 1914, un sargento de Guadalupe Zacatecas de nombre Antonio del Rio Armenta que trabajaba como camillero auxiliar de la Cruz Blanca, se había enamorado de aquella joven bella y graciosa.
Éste Antonio sería el compositor de la popular canción que a menudo le tocaba con un organillo de boca y le demostraba su amor que nunca le declaró, pues en una comisión dentro de un fuerte tiroteo quedó hecho una “criba” por las balas.
El Coronel Alfredo Villegas es efectivamente el que aparece en la canción cuando éste enviuda en 1962, enamorado también de Adelita, se da a la tarea de buscarla, siendo Melchor Cárdenas quien fuera Jefe de la Policía Judicial de México quien la encontrara por una atenta petición del Coronel Villegas.
El Coronel la pide en matrimonio y se casa con Adela a quien había conocido de 14 años teniendo él 24 y enamorado desde entonces logra convencerla para pasar el resto de sus vidas juntos.
La ciudad de Del Rio Texas fue el lugar donde vivieron muy felices como un matrimonio admirado y respetado por mucha gente conocedora de sus historias.
El Coronel murió y Adelita lo seguiría un 4 de septiembre de 1971 cuatro días antes de cumplir 71 años de edad.
En el cementerio de San Felipe de Del Rio Texas se encuentran tres tumbas que con sus frías letras nos dicen: Coronel Alfredo Villegas: 1890-1969, en el otro extremo: Griselda Cárdenas (su primer esposa) 1898-1962 y después de un pino alto, una pequeña loza con letras sencillas dice: La Adelita 9-8-1900, 9-4-1971.
Ahí se encuentra la más famosa mujer de México en el completo olvido con la humildad que vivió con una ridícula pensión de 650 pesos mensuales por servicios prestados a la Nación y que nos sigue haciendo recordar aquel hermoso verso de su canción: “Y si acaso yo muero en campaña y mi cadáver lo van a sepultar Adelita por Dios te lo ruego que con tus ojos me vayas a llorar”.
Gracias

Doctor Blass Marías Díaz Saldívar….. Un jimenence ilustre pero en el más completo de los olvidos

Dr. José Eleuterio González fundador de la primera escuela de Medicina en el Estado de Nuevo León.

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

El pasado miércoles 23 de octubre se celebró el día del Médico, por tal motivo hoy recordaremos al primer Médico titulado en Nuevo León.
El Doctor Díaz Saldívar nació en esta ciudad de Cadereyta Jiménez en el año de 1811, fue hijo de Don Francisco Díaz y Doña María Juana Saldívar, matrimonio que habría llegado a estas tierras en 1808 de la Villa de Santiago Nuevo León.
Blass, aprendió los primeros conocimientos de educación como también la preparación de fórmulas de su padre, que en aquellos tiempos eran los únicos medicamentos o remedios para combatir las enfermedades que diezmaban a la población.
Blass María ya rebasaba los 30 años de edad, pero su aspiración a mejorar sus conocimientos como también su nivel de vida, lo orillaron a cercarse a la escuela de medicina que recién había fundado el Dr. José Eleuterio González (Gonzalitos) en la ciudad de Monterrey Nuevo León. Después de superar los sacrificios que implicaban aquel deseo, un 29 de agosto de 1848 Blas María obtenía el título de Médico Cirujano, documento firmado por el propio Dr. Gonzalitos y el Gobernador del Estado Don José María Paras y Ballesteros.
El Doctor Blass se convertía en ese momento en el primer Médico titulado originario de Cadereyta como también sería el primer profesionista de la medicina en la región.
Asumió su compromiso personal y con su pueblo desempeñándose con gran responsabilidad y humanismo a grado tal que pronto se ganó el afecto y el reconocimiento de sus pacientes y aún más, en innumerables ocasiones fue requerido a la ciudad de Monterrey otros pueblos para atender a los enfermos.
En 1851 se constituyó el Consejo de Salubridad en todos los municipios del Estado a iniciativa del Dr. Gonzalitos y el Dr. Díaz sería nombrado Presidente de dicho Consejo en Cadereyta. En 1852 el Gobierno del Estado ratificó al Dr. Blass María la autorización para ejercer la medicina en el Estado de Nuevo León, pues en ese tiempo había otros médicos de otros lugares del país y del extranjero que celosos del trabajo del Dr. Díaz lo obligaban a tener sus documentos de autorización en orden.
Aquel documento fue firmado por otro ilustre Jimenence: El Gobernador Don Agapito García Dávila y Don Esteban Tamez como secretario, siendo aceptado en el Juzgado Primero Constitucional de Cadereyta Jiménez en junio 19 de 1852.
Como Presidente del Consejo de Salubridad propuso el Dr. Díaz en varias ocasiones algunas iniciativas para detener el avance de las enfermedades que hacían estragos en la población.
A el se debe que en 1850 el Ayuntamiento en turno decidiera hacer la reubicación del antiguo panteón Municipal hacia el lado poniente de la población para evitar contaminación por los aires reinantes del sureste hacia el pueblo. Desempeñó además algunos puestos secundarios en las Administraciones supsecuentes.
Ejerció su profesión hasta 1879 pues el exceso de trabajo lo había agotado principalmente de su vista. Había contraído matrimonio con la señorita María Guadalupe Díaz procreando con ella dos hijos José María de Jesús y María Guadalupe Isabel Díaz siendo el primer hijo un destacado abogado.
El 2 de noviembre de 1860 falleció su esposa pero superando la pena en mayo de 1861 contrae de nuevo nupcias con María Rita Galindo Ríos quien además sería la primera mujer con título también de origen Jimenence.
Falleció el Dr. Díaz el 10 de febrero de 1880 y fue sepultado en el recién reubicado panteón Municipal que el mismo había sugerido con éxito fuese cambiado con la autorización de las autoridades.
Estos datos permanecen en nuestro valioso Archivo Histótico Municipal
Hoy recordamos a este ilustre Jimenence que seguramente sirvió con ejemplo a otro muchos jóvenes para seguir la noble profesión médica y que en la actualidad dedican su tiempo conocimiento y dedicación a salvar vidas.
Resulta inconcebible que habiendo en nuestra ciudad calles y escuelas con nombre de árboles, pájaros o políticos intrascendentes, nombres como el del Dr. Blass María Díaz Saldívar se encuentra en el más completo de los olvidos.
Y usted amable lector, que opina?
Gracias

Francisco Serpentini: un italiano que curó a muchos jimenenses en 1828

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

Entre las personas que ejercieron la medicina en esta región, Francisco Serpentini fue quien por los tiempos de 1822-1824 hacia infinitas curas tanto en medicina como en cirugía.
En el Archivo General del Estado se encuentra la licencia para practicar la medicina de nuestro personaje con interesantes datos para la historia de esta ciencia en el estado de Nuevo León.
En 1822 aparece en la Hacienda El Pueblito, hoy Villa de Hidalgo, N.L., donde atendió un gran número de enfermos. El alcalde Eugenio Villarreal, certifica varios casos que nos llaman poderosamente la atención, ejemplo: “María Dolores Serna mujer que por más de 18 años padecía el mal caduco de alferecía, que cada luna le daba y caiba (sic) como muerta y que cuando volvía en sí, le quedaba un terrible flus de sangre y calenturas”.
Otro ejemplo que encontramos dice: “El 11 de junio de 1824 a María González, le dio un mal y quedó en estado de muerta, Serpentini le aplicó medicinas y entre ellas espíritus y sangrías para que en 48 horas quedara totalmente curada”.
También atendió (continúa el escrito) “A María Josefa Villarreal, niña de 5 años, hija del alcalde sentenciando Serpentini: voy a hacerle una sangría y si no le sale sangre de ella, le revienta por la boca, si con esto y otras medicinas y en 10 minutos no mejora, prevenga el entierro”. Dice la constancia que en poco tiempo volvió la enferma y una hora después andaba jugando con otros niños (Profr. Israel Cavazos Garza).
A fines de ese año llegó Serpentini a Cadereyta con motivo de aquella “terrible epidemia con que se veía afligida la humanidad”.
No tenía licencia para curar, pero el ayuntamiento local ante la solicitud firmada por más de 50 vecinos accedió a que continuara su “labor médica”, pues se decía que había sanado a muchos y que solo fallaba con aquellos que le llamaban demasiado tarde. El Gobernador José María Parás atendió la solicitud de los jimenenses y le extendió licencia oficial para curar en Nuevo León.
De él solo se sabía que era de origen italiano y que había llegado de Texas donde residía muy cerca de Louisiana.
Tuvo problemas Serpentini, pues durante el gobierno de Manuel Gómez de Castro, ya creada la cátedra de medicina por decreto 73, el “médico” fue sometido a examen ante el doctor Pascual Constanza y otros sinodales. El 3 de diciembre de 1828 advirtió el Dr. Pascual, que “así en la cama del enfermo como por sus contestaciones verbales en el hospital, ni ha podido ser facultativo de medicina ni lo es y mucho menos de cirugía, porque ignora los primeros elementos de las ciencias médicas”.
Poco se supo de él después de este hecho quedando prácticamente en el olvido su dedicación y entrega para con sus semejantes.
Como podemos ver los rudimentarios recursos de aquel apasionado de la medicina no eran del todo satisfactorios, sin embargo este PASADO nos mueve a pensar que tal vez sirvió de inspiración su trayectoria en la región para que posteriormente surgieran personajes que se dedicaron por entero a la cura de las enfermedades resultando de ello una enorme cantidad de distinguidos apóstoles de la medicina de esta localidad que han dado en el PRESENTE: salud y calidad de vida a nuestra población.

Una anécdota muy real y muy humana de Don Eugenio

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

Corrían los años de nuestra época de estudiante, era Gobernador del Estado el Lic. Raúl Rangel Frías y en la entonces Universidad de Nuevo León era Rector Roberto Treviño González, el Lic. Rogelio Villareal Garza recién terminaba sus estudios de abogado.
Rogelio había sido Presidente de la Sociedad de Alumnos en tres ocasiones, más tarde sería de los hombres más importantes durante el gobierno del Lic. Eduardo Elizondo.
En aquel tiempo fue creado el Departamento de Extensión Universitaria y el Rector Treviño designó al Licenciado Rogelio Villareal quien con todo el entusiasmo que lo caracterizaba se avocó al desempeño de su tarea.
Uno de los problemas principales de esa época era la escases de recursos en la clase media baja para adquirir los libros requeridos y así continuar sus estudios. Ideo entonces el Lic. Rogelio crear una biblioteca a la que llamó “Del libro alquilado”.
Claro la función de este departamento era alquilar a muy bajo costo los libros que algunos estudiantes requerían pero que no tenían la posibilidad de adquirirlos.
Al estudiar la lista de los necesario el Lic. casi se va de espaldas, 60 mil pesos era lo mínimo requerido para su biblioteca. Con todo un plan detallado se presentó el buen Rogelio ante el Rector y de inmediato le pidió aquel dinero para adquirir los libros.
La Universidad tenia carencias económicas, el Rector aceptó la propuesta pero…. No aportó el dinero y en cambio sugirió a Rogelio que visitara al Gobernador para ver la posibilidad de que aportara los billetes.
El Gobernador Rangel Frías vivía en la distinguida colonia Obispado y el tenaz Rogelio trepó de inmediato a su viejo carro y se dio a la tarea de buscar el domicilio del Gobernador.
Una vez en la colonia que Rogelio desconocía, no encontró la calle y de tanto dar vueltas de un lado a otro su carrito no resistió más y se detuvo.
Rogelio que de mecánico no tenía ni idea, no logro encontrar la casa ni el desperfecto de su auto, volteando en todas direcciones para ver si alguien le podía ayudar vio en una residencia vecina a un jardinero haciendo su labor en el jardín, ese hombre ya se había dado cuenta del problema, se acercó al Lic. Y cuando se enteró de la falla se dispuso a revisar el motor mientras Rogelio despotricaba por no encontrar el domicilio para los fines que perseguía, y comentaba el Lic. La finalidad de la búsqueda diciéndole es para el bien de ustedes los jod… y los fregados de sus hijos mientras aquel hombre intentó hacer funcionar el coche con el éxito esperado.
Ya para marcharse Rogelio le agradeció y sacó de su bolsa un billete de 10 pesos que aquel jardinero rechazó, pero la insistencia del Lic. Fue tal que finalmente aceptó aquel señor tal vez para unas cervecitas como se lo había sugerido el Lic. Rogelio.
Al despedirse le dice el jardinero “Mire, a lo mejor en la cervecería le pueden ayudar con el dinero, busque ahí al Lic. Ricardo González Quijano, él lo puede ayudar”.
Como Rogelio no pudo localizar al Gobernador y estaba decidido en insistir en su afán, se aventuró y decidió ir al lugar indicado. Al día siguiente muy temprano ya estaba Rogelio en la cervecería, pidió hablar con González Quijano y para su sorpresa fue recibido de inmediato y otra sorpresa más sería que ya tenían hecho el cheque por 60 mil pesos que le entregaron antes que el pronunciara palabra alguna.
Solamente le dijeron que el propio Don Eugenio Garza Sada había dado instrucciones para que le entregaran eso para su biblioteca.
El jardinero mecánico era el propio Don Eugenio al que el Lic. Le había obsequiado 10 pesos para unas cervecitas y además le había dicho que era para beneficio de los jod… fregados.
Así concluyó esta aventura del buen amigo Rogelio que sorprendido pudo concluir su obra para beneficio de las clases estudiantiles necesitadas.
Y a tantos años de distancia, aún nos seguimos preguntando: Quedarán algunas gentes con la calidad humana de Don Eugenio Garza Sada?
Usted amable lector que opina?
Gracias

Un 29 de septiembre de 1810, llega la noticia a Nuevo León…..

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

Mariano Jiménez, la importancia de quienes no recordamos

En esta fecha se sabe en Monterrey y la región de un movimiento insurgente nacido en Dolores y dirigido por el cura José Miguel Gregorio Antonio Hidalgo y Costilla.
La sociedad Neolonesa registró cierta conmoción sobre todo en las clases acomodadas, el Gobernador Manuel de Santa María se disponía a enviar tropas a San Luis Potosí, tal como se lo había pedido el intendente Militar Potosino Félix María Calleja, para combatir los sublevados.
El Gobernador del Nuevo Reino de León, Manuel de Santa María, un español ilustrado que entendía los modernos conceptos de la libertad y nacionalismo, estaba en principio convencido por su formación disciplinaria castrense (Militar) de que ese movimiento debía ser combatido por desconocer sus planteamientos ideológicos, sin embargo, después de que su lugarteniente Juan Ignacio Ramón le informara de las causas que enarbolaban los insurgentes: Como la abolición de las castas y de la esclavitud para iniciar una nación independiente y más justa, cambio de parecer.
Adicionalmente el análisis de Ramón que le hizo llegar a Santa María proveniente del Ing. Minero José Mariano Jiménez incluía documentos con el perfil de los dirigentes de este grupo insurgente.
“Son bien criados y muy políticos, al nativo que practica la inconformidad nada se le dificulta. Al europeo que se presenta y justifica su honradés, no se le molesta, a los hombres buenos y calificados de sus sanos procedimientos, no los recogen y los dejan con sus esposas e hijos gozando sin quebranto de sus fincas y sus caudales que poseen”.
El conocimiento del sustento filosófico en nuestro Estado por tales motivos tuvo grandes repercusiones por tales causas, porque el Gobernador Santa María terminaría convertido también en un insurgente más.
Fuente: “Manuel de Santa María de Gobernador a Insurgente”.
Editado por el H. Congreso del Estado de Nuevo León LXXII legislatura.
Gracias

26 de septiembre de 1846….. Tragedia y desesperación en los regiomontanos y jimenences

LA BATALLA DE MONTERREY DE 1846.

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

Seguramente usted amable lector disfrutó (Y sigue disfrutando) la celebración del aniversario del inicio de la guerra de Independencia el pasado fin de semana, pero, sabía usted que en estas fechas pero de 1846-1848 México y nuestra región vivieron momentos trágicos y aún más en ese tiempo estuvimos gobernados por Norteamericanos?.
Veamos: Septiembre 24 de 1846, envían al Gral. Pedro Ampudia por conducto del Coronel Francisco Moreno un mensaje de rendición al Gral. Norteamericano Zachary Taylor pero solicitaba un “armisticio” por estar convencido que nada había por hacer, pues el invasor gringo ya los tenia copados en el último reducto de la defensa que era la catedral de Monterrey.
Tal vez tenía la esperanza de que Taylor aceptara darle sin más con sus soldados una salida digna, entendiéndose por tal que les permitieran retirarse de la plaza llevándose sus armas y en medio de un trato respetuoso.
Se reunieron Ampudia y Worth sin llegar a un acuerdo, pues el gringo quería una rendición sin condiciones y Ampudia una capitulación honrosa. Como no llegaron a nada, Ampudia buscó hablar directamente con Taylor y finalmente lo consiguió reuniéndose en una casa ubicada por la calle Morelos, (Antes “del Comercio”) Zachary condescendió con Pedro, por lo que se formó comisión para determinar las condiciones en las que se rendía Ampudia.
Por México, fueron a discutir las formas de la rendición: El Alcalde y ex Gobernador Manuel María de Llano, liberal que no aceptaba en nada al Presidente Santa, pero aceptó por tratarse de un asunto delicado para el Estado y para el País.
Los otros dos eran militares del Gral. Tomas Riquelme y del Gral. José María Ortega. Por parte de Taylor, fueron el Gral. William Worth, el Gral. James P. Henderson y el Coronel Jeferson Davis.
Discutieron todo el día y hasta las 10 de la noche se redactó la capitulación de Monterrey, se suspenderían las acciones bélicas por 8 semanas para dar oportunidad a las tropas mexicanas a retirarse de la región con sus armas y banderas, a cambio de que Estados Unidos se quedara en la ciudad de Monterrey donde gobernaría a todo el Estado.
El día 25 fue para organizar la salida de los soldados mexicanos y el 26 partieron con el respeto de los marinos gringos, mientras que muchas familias regiomontanas llorando desesperadamente abandonaron sus casas y pertenencias a otros lugares.
Pero desde el mismo día Taylor tomaba posesión de Nuevo León y sus cercanías. Así inicia el gobierno de militares norteamericanos que llevaron a cabo un desorden total de las normas que regían la vida tranquila de estos lugares.
El recuento de daños no está muy claro pero las versiones más creíbles dicen que habría más de medio millar de bajas en ambos ejércitos.
El ganador fue Zachary Taylor pues su prestigio creció llevándolo a convertirse en presidente de su país.
Nuevo León fue gobernado por Norteamericanos hasta 1848 luego de haber llegado al acuerdo internacional donde México le cedía un poco más de la mitad de su territorio a sus ambiciosos vecinos del norte.
Seguimos celebrando el inicio de la guerra de Independencia, pero ignoramos de la consumación de ésta que debería celebra este 27 de septiembre, y aún más, nos olvidamos de estos triste acontecimientos que lastimaron tanto a México….. MORALEJA, DEBEMOS CONOCER NUESTRO PASADO PARA NO COMETER LOS MISMOS ERRORES EN EL PRESENTE.
Datos tomados del libro “La Batalla de Monterrey” y comentarios del Ing. Leopoldo Espinoza Benavides, cronista oficial de la ciudad de Monterrey
Gracias

“El Arco” de Monterrey……. Inaugurado por un Gobernador Jimenence

José Ma Mier Gobernador de Jalisco 1914

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

Un 16 de septiembre 1810 se inaugura en Monterrey Nuevo León un monumento conocido como “El Arco” para conmemorar el primer centenario del inicio de la guerra de Independencia. Dicha edificación se encuentra en el cruce de las avenidas Madero y Pino Suarez (Antes conocidas como Av. Unión y Av. Progreso) en el primer cuadro de la ciudad capital.
Se ubican en ese lugar las salidas hacia Saltillo de Oriente a Poniente, a Laredo y ciudad de México de norte a sur y hacia el oriente a Reynosa y la frontera.
La obra fue realizada casi en su totalidad por el Gobernador Bernardo Reyes quien tuvo que dejar su puesto por un “sisma” político que provocó una intensa promoción para la Candidatura Presidencial con una amplia red de clubs Reyistas en todo México costándole también la Gubernatura de Coahuila a su fiel seguidor Miguel Cárdenas, como la del propio Reyes en Nuevo León, pues el Gral. Porfirio Díaz no tenía la intención de dejar la Presidencia.
Al Gobernador interino Gral. José María Mier Santos Coy le correspondió inaugurar esta obra que ostenta una estatua en la parte superior de una mujer de cuerpo entero.
El monumento en si es un arco de piedra rosa de cantera (ahora café obscura por la polución moderna) con una altura de 25 metros. “La Mona” del arco es una figura metálica de una mujer, mide 6 metros de altura y pesa 3 toneladas que representa la victoria con una corona de olivo, vestido despedazado y busto de fuera, sosteniendo una cadena rota simbolizando la ruptura con la corona Española, a superior altura se encuentran dos águilas de bronce.
El artista Eligio Fernández fue quien diseñó esa figura, así como el industrial Norteamericano W. H. Mullins de Salem Ohio, como también el propio Bernardo Reyes, la obra se concluyó a un costo de 53 mil pesos.
Este señor Mullins ya había hecho otras obras a Reyes, ejemplo: Las estatuas de Hidalgo y Juárez situadas frente al palacio de gobierno, la obra civil la realizó el Arq. Ingles Alfredo Giles constructor del casino de Monterrey y el Banco Mercantil de la calle Zaragoza esq. Con Morelos, entre otras notables obras.
Esta construcción es símbolo de Monterrey construida bajo el mandato de Presidente Porfirio Díaz con el mismo fin que se edificó el monumento al Ángel de Independencia, el de Benito Juárez y el Palacio de Bellas Artes en la ciudad de México.
Ese día inaugural fue el Regidor Rafael Garza Cantú quien pronunció el discurso oficial, pues el Gral. Mier Santos no era afecto a hablar en público.
Igual que usted amable lector desde tiempos ya idos, tuve la oportunidad de admirar esta magna construcción por causas diversas que sigue de pie no obstante el paso del tiempo y el tránsito de vehículos en altas velocidades que podrían ocasionar estrellamientos en sus columnas provocando derrumbes importantes.
Pero sobre todo recordad que un ilustre Jimenence (Casi en el olvido, pues una calle de nuestra ciudad que debería llevar su nombre, equivocadamente tiene remarcada en su placa el nombre del ilustre Fray Servando Teresa de Mier, tío abuelo de nuestro personaje.)
Cadereyta debe sentirse orgullosa de saber que un ilustre hijo de ella encabezó la ceremonia de inauguración de esa emblemática obra en la ciudad de Monterrey: El Gobernador interino Gral. José María Mier Santos Coy.
Gracias

La Conspiración de 1809….. Y la de 1810

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

Es de todos conocido que el próximo 16 del presente celebraremos el inicio de una lucha por inconformidades con el gobierno establecido que culminaría 11 años y 11 días después con la consumación de la Independencia.
En septiembre 9 de 1809 se instala en Valladolid (Hoy Morelia Michoacán) un grupo conspirador a a favor de la independencia de la Nueva España, varios militares convocados por el teniente Mariano Michelena asistieron a esa junta y entre los invitados estaban: El Capitán José María Obeso, El Capitán Mariano Quevedo, El Alférez Agustín de Iturbide, Los Militares de Querétaro Ignacio Allende y Mariano Abasolo, El cura Mariano Ruiz de Chaves, el Fraile Vicente de Santa María, José María Izasaga entre otros.
Este grupo planeaba actuar en caso de que España sucumbiera ante Francia y en ese supuesto nuestro país se declararía independiente, pero fiel a Fernando VII (Rey de España).
Se había fijado la fecha del 24 de diciembre de ese año de 1809, solo que la traición del alférez Iturbide y la indiscreción de Santa María reventaron el plan al ser aprendidos varios de ellos el 21 de diciembre y aunque después fueron liberados quedó frustrada la intención.
Los conspiradores de Querétaro Allende y Abasolo a quienes no alcanzaron a aprehender siguieron fraguando la conspiración, pero ahora para 1810 y continuaron organizado reuniones clandestinas en la casa del corregidos Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz. Allende era parte del regimiento dragonés de la Reina y en su pueblo San Miguel el Grande (San Miguel de Allende) compartía con su hermano Domingo la organización con nuevos hispanos el mismo sentimiento libertino.
El plan era que a determinada hora se aprendieran a todos los españoles en todo el país y luego se reunirían los jefes militares en la ciudad de México para determinar cuándo y cuál sería el mejor sistema de gobierno para luego dejar en paz a los españoles, pero si fracasaban irían a buscar ayuda a los Estados Unidos.
HIDALGO
La conspiración de Valladolid es el antecedente de la queretana, misma que cuando el cura Hidalgo alcanzó niveles de trascendencia, al grado que hoy seguimos llamándolo padre de la patria ignorando aquella cosecha sembrada por los verdaderos padres de la patria.
A Hidalgo (Miguel Antonio Gregorio Ignacio Hidalgo y Costilla) lo invitaron a unirse a ese grupo dada su habilidad e iniciativa de convocatoria para comunicarse con todas las clases, era criador de ganado bravo, dueño de telares, alegre, jugador, bailador y enamorado (tuvo cinco hijos) y líder por lo que lo hicieron jefe del ejército, pero no fue el quien repicó la campana de Dolores, fue el campanero del templo llamado José Galván
Hidalgo se trastornó en poco tiempo ordenando la matanza de más de 300 familias españolas en Guadalajara ayudado por un matador de toros bravos amigo suyo, además se negó a tomar la ciudad de México por lo que Ignacio Allende militar de oficio lo degradó tomando la jefatura y para cuando llegaron a Baján Hidalgo ya era su prisionero.
Fueron traicionados por varios Realistas y ejecutados en Chihuahua, a Hidalgo solían llamarlo “El cura asesino”, con todo y eso durante el periodo presidencial del Lic. Benito Juárez se le promovió el título del Padre de la Patria.
A él no se le puede negar sus méritos como iniciador de la lucha por la Independencia, pero 11 años y 11 días después Agustín de Iturbide consumó la Independencia sin derramar ninguna gota de sangre y sin disparar ningún solo tiro. A pesar de eso fue considerado traidor y fusilado en Padilla Tamaulipas, dejando la duda que aún persiste “Héroe o traidor”.
México es el único país en el mundo que le quita la vida a su libertador y festeja el inicio y no la consumación de su Independencia.
Gracias