Usted tiene… La Última Palabra

Tapar

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Dicta el refrán popular: “lo que no mata, fortalece” y en política se ha convertido en un principio fundamental. En muchas ocasiones los ataques o escándalos de los gobernantes, en lugar de derrumbarlos, paradójicamente, se convierten en triunfos políticos.
Después del triunfo de Donald Trump, salieron muchas voces acusándolo de aliarse con los rusos para debilitar a su contrincante Hillary Clinton, a tal grado que la justicia norteamericana abrió una investigación para lo cual se estableció una fiscalía especial.
Tres cuestiones se investigaron: 1) si lo rusos operaron para influir en las elecciones presidenciales, 2) si Donald Trump se coludió con ellos, y 3) si una vez que llegó a la Presidencia el primer mandatario obstruyó la justicia en la investigación de este caso.
Hace unos días el Fiscal General presentó las conclusiones en la que se afirma que si hubo una estrategia rusa para intervenir en las elecciones, sin embargo, no hubo colusión de parte de Trump con ellos, es decir, no encontraron pruebas suficientes para condenarlo. Y en el tercer tema, no se inclinan ni a favor ni en contra, por lo cual deciden no perseguir judicialmente al Presidente, lo anterior debido a que si no tienen certeza de la colusión, pues no pueden tener certeza de la obstrucción de justicia por parte de él.
Independientemente que se ponga en duda o no dicho veredicto, esto representa una victoria importantísima para Trump, pues de haberse hallado culpable inmediatamente se iniciaba el juicio político para destituirlo; más aún, como solemos decir, con esto le “tapa la boca” a sus adversarios y a los periódicos que se cansaron de afirmar que había pruebas suficientes para declararlo culpable.
Es cierto que deja muchas dudas, lo primero que se piensa es que al ser uno de los países más poderosos, no podían aceptar que efectivamente intervinieron en las elecciones a favor de Trump porque es aceptar su debilidad, por ello suena más a una decisión de Estado.
A México le hubiera convenido un golpe fuerte contra Trump, pues con esta victoria, se afianza en el camino de la reelección del próximo año, lo cual para nosotros no es muy favorable, pues con un presidente fuerte retomará, en las próximas elecciones, los temas de la migración, del muro y del Tratado como bandera para ganar votos. Y eso en definitiva afecta a nuestro país.
Así las cosas, como solemos decir “en todos lados se cuecen habas”, y los norteamericanos no son la excepción y, a mi parecer, tuvieron que tapar las “movidas” de Trump para no verse como unos reverendos “tontos” ante los rusos.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *