Usted tiene… La Última Palabra

100 días

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Es común que los gobiernos de todos los niveles sean evaluados en los primeros 100 días de su administración, incluso ellos mismos se ponen este plazo para marcar la línea que seguirá su gobierno.
Esta “moda”, no es nueva, data de 1933 cuando por primera vez el presidente Franklin D. Roosevelt la utilizó al empezar su mandato. Vivían los tiempos de la Gran Depresión en Estados Unidos, y como entrada de su gobierno propuso el conocido New Deal (Nuevo Trato) cuyo objetivo era salir lo más pronto de la grave crisis que vivían. Para ello propuso, como primera estrategia, cien días para mejorar la situación a corto plazo, realizando reformas, programas de ayuda para el trabajo y programas de asistencia social.
Obvio que en cien días es imposible ver un cambio total, sin embargo, sirven para marcar rumbo. Esta semana se cumplieron los primeros cien días de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los medios de comunicación, analistas y el propio Presidente aprovecharon esta tradición para hacer un primer balance del Gobierno Federal.
Independientemente de las diversas opiniones, análisis y cifras, lo primero que hay que decir es que la calificación más importante la aprobó el Presidente, pues el nivel de aprobación de la ciudadanía ronda en el 80%, lo cual indica que no existe una decepción generalizada como muchos quieren hacerlo ver.
Sin embargo, lo más importante, independientemente de los logros que pudiera tener, es que ha marcado una nueva forma de gobernar que ha sido atractiva para la gente. Simplemente el hecho de comportarse totalmente diferente a todos sus antecesores marca una diferencia radical en estos primeros 100 días.
Podrán objetarle mil cosas, pero ver a un presidente que todos los días a la 7 de la mañana ya está atendiendo a los medios, ya tuvo reuniones con su equipo, es algo que resulta muy grato para el pueblo. Muchos a lo largo de nuestra vida no habíamos tenido la oportunidad de ver un primer mandatario así.
El otro punto es verlo moverse en aviones comerciales, sin todo el aparato de burocracia y vigilancia que acompañaban a los presidentes, ha marcado un estilo de austeridad que nadie le puede reclamar, pues él mismo lo pone en práctica.
Aspecto importante es su lucha contra el robo de combustibles, crisis de la cual salió bien librado, al igual que la crisis de maestros en Michoacán, y sobre todo, ha librado el pronóstico fatalista de un desastre económico con la llegada de su gobierno.
Es cierto que muchos dirán que eso es secundario y no asegura un buen gobierno, sin embargo, mediáticamente manda un mensaje muy importante de cómo quiere gobernar. No quiero decir que este gobierno será exitoso, sino simplemente que al día de hoy la balanza es favorable.
Así las cosas, en los 100 primeros días de AMLO las cuentas son positivas, aunque habrá que esperar los 2,090 días restantes donde habrá de irse completando la evaluación final.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *