El día que México perdió la mitad de su territorio

 Mapa que nos indica la extensión del territorio Mexicano en 1848. La línea remarcada indica el límite del hoy territorio Estadunidense

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

La ambición de expansionismo de los Estados Unidos significó una gran tragedia territorial para México.

Un 2 de febrero de 1848, se firmó el tratado “De Guadalupe-Hidalgo”, convenio que daría por terminada la guerra México – Estados Unidos.
El cambio más radical de la extensión territorial del País despertó y aun despierta reacciones encontradas de los mexicanos según las distintas regiones de México.
Firmado el 2 de febrero de 1848 como acuerdo de paz para terminar con la guerra entre los dos países y ratificado el 30 de mayo del mismo año, el tratado cedio al vecino del norte más de 2.3 millones de kilómetros cuadrados de territorio mexicano.
“Esta pérdida aun despierta en el centro y sur del país resentimiento hacia los Estados Unidos, en cambio en el norte la opinión es diferente, pues el cambio de limite nacional creó la cultura fronteriza actual” (Ahmed Valtier).
Para Nuevo León y la región en general fue de gran importancia, porque así conformó la tradición y costumbres además de la geografía tal como es actualmente. Esto llevó a Monterrey y la región a estar a 200 km. De la frontera por lo cual al llegar la paz, los tiempos del Porfiriato y la llegada del ferrocarril, el mayor contacto con los vecinos ayudó a que hubiera un mayor desarrollo económico.
El documento (Tratado de Guadalupe-Hidalgo) estableció que México cedería los territorios de: California, buena parte de Arizona, Nuevo México, Nevada, Utha, parte de Colorado y Wyoming.
El tratado también estableció la frontera con Texas en el Río Bravo, aunque “La pérdida de este territorio ya había ocurrido tiempo atrás” (Esau García, historiador).
Aunque comúnmente se culpa al General Antonio López de Santa Anna por la pérdida de esas tierras, en realidad en ese momento él no era Presidente de México, ese cargo lo ocupaba como interino Manuel de la Peña y Peña.
El resentimiento llegó aún a manifestarse en los años 30´ cuando en México había una corriente de pensamiento que si bien no simpatizaba con la Alemania de Hitler, si aplaudía la existencia de una potencia capaz de enfrentar a otra como Estados Unidos.
En resumen; México cedió más de mitad de su territorio para dar fin a una guerra absurda y sin sentido que amenazaba con su propio exterminio.
Se imagina usted amable lector, si no hubieran sucedido estos hechos, que haría nuestro País con esa gran extensión de territorio o bien con su exterminio total
Usted que opina amable lector?
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *