Cambia estructura el Cártel de Sinaloa

Culiacán, México (27 febrero 2019).- El veredicto en contra de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” ocurrió cuando la organización a la que perteneció, y lideró, ya estaba resignada.
Hay nuevos mandos, que llegaron con demostraciones de poder, asesinando, desapareciendo y aterrando a personas para desplazarlas.
El Cártel quedó dividido y concentrado solamente en Sinaloa.
La gran organización que se presumió ser la más fuerte del País por la extinta PGR se redujo porque el negocio de la producción y venta de droga ilegal, el lavado de dinero y la colusión de miembros del Gobierno quedaron expuestas.
El periodo en que Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” estuvo encarcelado en Estados Unidos, el Cártel se modificó en su estructura, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.
Pasó a ser de mando vertical a horizontal: ahora hay más de un líder.
Esos liderazgos son Aureliano Guzmán Loera, hermano de “El Chapo”; Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijos del capo; e Ismael Zambada García, considerado por la Secretaría de Seguridad como el líder regional de la organización delictiva.
Para lograrse ese reacomodo, los distintos grupos criminales tuvieron confrontaciones.
Una de esas pugnas fue entre Dámaso López Núñez, ‘El Licenciado’ y los hijos de Guzmán Loera. Esta terminó cuando el primero fue detenido el 2 de mayo de 2017 en la Ciudad de México.
La lucha intestina por el mando de la organización ocasionó 2 mil 768 homicidios y mil 700 desapariciones, según datos de la Fiscalía General de Sinaloa.
Las cifras corresponden desde el 1 de enero del 2017 al 31 de enero de este año.
Para Cristóbal Castañeda Camarillo, militar enviado por el Gobierno federal a Sinaloa para ocupar la Secretaría de Seguridad Pública, la ausencia de Guzmán Loera afectó en un principio, por la pugna interna en el Cártel de Sinaloa.
Sin embargo, ahora, después de tres años de la recaptura y con la declaración de culpabilidad en una corte de Nueva York, se desestimó la ausencia, pues la organización sufrió un reacomodo que deja fuera a “El Chapo”.
Guzmán fue encontrado culpable de los 10 cargos que enfrentó, entre ellos, iniciativa criminal continua, conspiración internacional para elaborar y distribuir cocaína, metanfetaminas y marihuana, además de uso de armas de fuego y lavado de dinero.
“Lo que nos llegó a afectar fue la extradición, por la escisión de grupos delictivos, pero se está generalizando, se está continuando con la tendencia a la baja en los diferentes índices delictivos”, expresó.
Castañeda Camarillo se basa en las estadísticas de incidencia delictiva, que revelan una baja en comparación con 2018 de hasta 28 por ciento en homicidios dolosos y 17 por ciento en robo de vehículos, crímenes relacionados con el Cártel de Sinaloa.
Esa tendencia, aseguró, es la meta del Gobierno federal y del Gobierno del Estado, que tienen un operativo conjunto con 3 mil 675 policías militares instalados en el Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *