¿Puedo salir en bici si estoy resfriado?

En plena época de resfriados, seguro que te lo has preguntado: ¿pero puedo hacer ejercicio enfermo?
Es posible, claro que sí, pero hay ciertas pautas que debes considerar. La primera es tan obvia como tajante: intenta no enfermarte. Después de eso, si ya es tarde, estos son los consejos para hacer ejercicio enfermo, sobre todo resfriado.
Consejos para hacer ejercicio enfermo
Hay tres estados fundamentales en los que basarte a la hora de definir si hacer ejercicio enfermo, o mejor dejarlo para otro momento y descansar. Esta delgada línea la marca tu cuello. Así es, tu cuello te va a servir para identificar si es conveniente salir a rodar en bici o mountain Bike o mejor quedarte en casa a recuperarte completamente.
Porque si tus síntomas se concentran por encima del cuello, esto es, fundamentalmente en la congestión, las molestias de garganta o ligero malestar de cabeza, no será contraproducente salir a dar un paseo en bici. Así es, puede que no lo hayas pensado pero un paseo en bici o mountain bike puede aceptarse con la premisa inicial que te proponíamos, y que no es otra que hacer ejercicio enfermo.
Porque si tu malestar se concentra por encima del cuello significa que tu sistema respiratorio no está realmente afectado. Tus pulmones trabajan a la perfección, no hay infección en ellos ni carga mucosa, ni tu faringe ni tu laringe parecen estar molestas. Así que sal a dar una vuelta. Eso sí, no aprietes, sé cauto y no exigente porque, aunque no sea grave, sigues estando enfermo o enferma.
El ejercicio liviano en bici te ayudará a mejorar tu circulación general, y a aumentar el número de defensas, el número de glóbulos blancos de tu sistema linfático. Ellos son los encargados de arreglar el resto de tus problemas, pero además salir en bici te ayudará a abrir por completo tus fosas nasales. Si estás resfriado te vendrá genial, porque expulsarás gran parte de la mucosa y te facilitará la entrada de aire, aportándote un poco de alivio a la congestión constante. Esto lo hará la epinefrina, que es nuestro descongestionante natural.
Pero si tus molestias están por debajo del cuello, en el pecho o en el estómago, si tienes tos muy seca de pecho, o mucosa con cierta infección, o náuseas o dolor estomacal, es muy desaconsejable que cojas la bicicleta. Hacer ejercicio enfermo es posible, pero agravar un problema por hacerlo es una pequeña temeridad. Además, puedes empeorar y si tu misión es recuperarte cuanto antes para volver al tajo, es el peor camino, aunque no lo creas.
Por supuesto, si el malestar es general, si tienes fiebre, dolores musculares o articulares, fatiga generalizada y te es imposible hacer el día a día en condiciones, todo queda descartado por completo. Hacer ejercicio enfermo en este grado queda totalmente descartado. Descansa, cuídate, aliméntate e hidrátate muy bien, y date unos días para volver a pensar de nuevo en hacer algo de ejercicio.
Club de ciclismo Titanes de Cadereyta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *