Usted tiene… La Última Palabra

“Me canso, ganso”

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Hay frases o dichos populares que de ordinario se usan pero no sabemos realmente dónde surgieron o en qué contexto se hicieron famosas. Han quedado perdidas en el tiempo y en ocasiones es difícil encontrar su origen exacto.
De todos los detalles de la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador quizá lo que más se “viralizó” fue el uso del dicho: “Me canso, ganso…”, al referirse que en tres años estará funcionando una vía férrea de Coatzacoalcos a Salinas Cruz, para comunicar, con ello, más fácilmente a las naciones asiáticas con la costa del este de Estados Unidos.
Esta frase en nuestra región no es muy usada, pero en el centro y el sur del país, es común que la gente la use. A ciencia cierta no se sabe el origen de ella, pero el que la hizo famosa fue el comediante Germán Valdés Tin Tan, quien la usó en 1947 en su película “El niño perdido”.
El contexto de la escena es que su carnal Marcelo, al estar cantando una canción en inglés, la cante en español para ver qué quiere decir, ante lo cual contesta: “¡Te la canto! ¡Me canso ganso, dijo un zancudo cuando volar no pudo, una pata se le torció y la otra se le hizo nudo, luego le dio laftosa y hasta quedó mudo y ya mejor no le sigo porque luego yo sudo!”.
Es obvio que para muchos no cayó en gracia e inmediatamente lo criticaron, sin embargo, la forma no es lo importante, sino el fondo que lleva la frase. Más allá de querer utilizar un lenguaje popular para congraciarse o mostrar que él no es de las clases de élite, el mensaje más bien representa un manotazo sobre el tablero político para dejar claro quién manda.
Junto con las decisiones que ha tomado sobre todo la cancelación del nuevo aeropuerto, es claro que lo primero que está dejando claro es que él manda, lo cual resulta lógico ante la falta de orden en los últimos sexenios donde la figura presidencial se fue diluyendo y obvio, como dice el dicho popular: “si el gato no está, los ratones hacen fiesta”.
Sin embargo, el mensaje más oculto es que se va regresar a la época anterior a que apareciera el neoliberalismo que ha imperado en las últimas décadas, por ello, muchos critican que se está regresando a los años sesentas.
De entrada esto podría dar temor, pero pensemos por ejemplo, que en esas épocas había una clase media fuerte, que con la entrada de las políticas neoliberales desapareció, y no porque se hizo clase alta, sino se mudó a la clase media baja, la brecha entre ricos y pobres se hizo más escandalosa, un pequeño grupo se apoderó de toda la riqueza, mientras millones pasaron a formar parte de los que viven en la pobreza o peor aún, en la pobreza extrema.
La realidad es que se vivía un régimen “estatista”, es decir una “tendencia que exalta el poder y la preeminencia del Estado sobre las demás entidades sociales”. Sin embargo, luego nos pasamos al otro extremo donde el Estado se volvió débil y los resultados han sido desastrosos.
Así las cosas, desde el inicio de su mandato Andrés Manuel ha querido dejar claro el poder que ahora el Gobierno ejercerá, y para quien no lo crea o lo dude, les mandó el mensaje con la frase popular, que en lenguaje norteño, sería como el “cómo chingaos que no…”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *