Medio siglo de historia de Sec. Ignacio Ramírez

*Amistad de la primera generación cumple 50 años de anécdotas de la legendaria secundaria federal.

Miguel Oscar Pérez
CD. BENITO JUÁREZ, N.L.-
“Había que ir a Guadalupe o Monterrey, a La Reforma en aquel tiempo”, rememora Bartolomé Beltrán Garza, al cuestionarle sobre el lugar donde estudiaban la secundaria los jóvenes de Juárez del años 1968 y anteriores.
La entrevista con sabor a bohemia se desarrolla en un lugar donde se reúne parte de la primera generación de la escuela secundaria Ignacio Ramírez, nacida hace ya alrededor de 50 años.
Aparte de Beltrán Garza, se encuentran también José Tomás Martínez De León, Felipe Reyes Rodríguez, Francisco Gulmar Enríquez Vázquez y José Juan Martínez Mireles, quienes pasaron a la historia de Juárez, por ser los pioneros de los estudiantes de secundaria de esta ciudad.
Cada sábado se reúnen a convivir y a cantar en el Ejido Juárez, así como a recordar su adolescencia en los años finales de la década de los sesentas y principios de los setentas, junto con otros estudiantes pertenecientes también a la primera generación como Crisóforo Iracheta Pérez, José Abelardo Salinas Alanís, Daniel Carrillo Cardona, Alberto Rodríguez González.
Con ellos también se reúne Guadalupe Garza Elizondo, hijo de José Mercedes Garza, alcalde de esos años y uno de los precursores de esa escuela.
Con respeto y admiración, reconocen el intenso trabajo de la maestra Ofelia Carrillo Cepeda, fundadora y primera directora del plantel, quien desde un principio se dio a la tarea de reclutar estudiantes de sexto de primeria para que pudieran autorizar la secundaria.
Corría el año 1968, Juárez cumplía 100 años de su fundación o separación de Cadereyta en el último día del mes de diciembre de 1868 y por ese motivo se creó un comité para construir la primera secundaria en Juárez.
El comité estaba formado por don José Mercedes Garza García, alcalde de Juárez; don Pedro Garza Elizondo, propietario del Mercado San Pedro; don Humberto Garza, propietario de Famsa; el licenciado Salvador Garza Salinas, entre otras personas.
Al iniciar el ciclo escolar de 1969, mientras se construía el plantel, los alumnos de la generación 69-72, iniciaron sus clases en un edificio prestado en la avenida Arturo B de la Garza de lo que hoy es un negocio de pinturas ubicado al lado de un restaurante de mariscos, en ese entonces propiedad del ex alcalde Silvestre Salinas Garza.
“Antes era el edificio del PRI y nos lo prestaron, allí había un sótano abajo era el primero A y arriba el primero B, allí iniciamos la primera generación después del CAPFCE (Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas) fue el que se encargó de la construcción donde se encuentra ahorita”, reseña el también maestro Bartolomé Beltrán.
En el ciclo escolar 70-71, los estudiantes estrenaron su edificio y recuerdan que uno de ellos la tuvo que hacer de velador, cuidando sin paga la flamante escuela que era un logro importante para en la, en esa entonces, Villa de Juárez, Nuevo León.
Los presentes recuerdan que los primeros maestros fueron: el maestro Montoya Carvajal, Francisco Peralta Vázquez, Armando González Treviño, Raymundo Treviño Tamez, Bartolomé Ibarra Pérez, Aurelio Castillo Araujo y Manuel Cantú García.
También daban clases Luis Gerezano Molina, Carlos Rodríguez Plata, Aída Esther Arcíbar Ramos, Juanita Montemayor, Ramón Pérez, José Ángel Castillo Lara Roberto Rodríguez Salazar, Amado Cantú, Dionisio Rodríguez Domínguez.
Carlos Esquivel López fue quien formó la primera banda de guerra del plantel, mientras que los conserjes eran Antonio Esquivel, Raúl González y Roel Rodríguez, contando además con la directora Ofelia Carrillo Cepeda, a quien se le honró con el sobrenombre de “La Peregrina de la Educación”.
En un alarde de retentiva recuerdan que la primera secretaria de la escuela era de Cadereyta y se llamaba Martha Montemayor Becerra.
Presentes en la entrevista se encontraban José Tomás Martínez De León, primer lugar de generación; José Juan Martínez Mireles, segundo lugar y Felipe Reyes Rodríguez, tercer lugar.
También recuerdan que Bartolomé Beltrán Garza aparte de ser el sargento primero de la primer banda de guerra de la hoy secundaria Ignacio Ramírez, también fue el primer presidente de la sociedad de alumnos de la escuela.
Corría el año de 1972 conocido como el “Año de Juárez” y la primera generación estaba por graduarse y en ese año se cumplían 100 años de la muerte del Benemérito de las Américas y se celebró en su memoria una carrera de relevos del municipio de Santa Catarina a Monterrey, que fue una de las rutas del ex presidente y los entrevistados participaron en dicha celebración.
“Sacamos un segundo lugar en esa ocasión, Francisco Gulmar terminó la carrera y yo la inicié y nos entregaron como trofeo un busto pequeño de Benito Juárez que muchos de nosotros conservamos con mucho cariño”, recuerda Bartolomé Beltrán.
Relatan también que a pesar de ser una secundaria recién formada, ya que ni siquiera tenía nombre la escuela, su banda de guerra sacó el segundo lugar a nivel estado por su sincronía y su disciplina.
Su amistad se profundizó con los años, ya que a pesar de ser aquellos modestos primeros alumnos de la secundaria hace 50 años, se siguen reuniendo para convivir semana a semana , aunque aclaran que algunos tienen más del medio siglo de convivir, ya que se conocen desde la primaria Petra Benavides.
“Aquí nos reunimos en este lugar. Periódicamente desde hace años, aquí estamos todos los sábados y aquí cantamos con guitarra y aquí nos la pasamos”, agrega Beltrán Garza.
Dijeron que eran dos salones con cerca de 50 alumnos entre los dos y en esa ocasión, se pasó por alto la edad, ya que se requería completar el número de alumnos que exigía el CAPFCE para construir la escuela, así que había estudiantes de varias edades.
“La primera cancha de basquetbol que se hizo en la escuela, nosotros la hicimos, íbamos hasta el río a traer piedra, nosotros hicimos mezcla, la Séptima Zona Militar nos mandó dos soldados para que nos ayudaran a batir y dirigieron la obra”, narra Bartolomé.
Mencionaron que en la inauguración vino el gobernador interino Luis M. Farías, el entonces alcalde José Mercedes Garza García, además del comité organizador.
Relataron que la secundaria Ignacio Ramírez, número 5, nació con cinco salones, un laboratorio, taller de mecanografía, cuarto de banda, corte y confección, la dirección y un taller de electricidad.
“No se llamó desde un principio Ignacio Ramírez, se llamó Escuela Secundaria Federal ES312-5, así se llamaba. Los certificados nuestros, así vienen”, dijo José Juan Martínez Mireles.
Señalaron que hasta la tercera generación, y a sugerencia del profesor Armando González Treviño, bautizaron al plantel como Ignacio Ramírez “El Nigromante” y solo había el turno matutino, y con el pasar de los años nació la secundaria Ricardo Magallanes Reza turno vespertino, en honor a un director de esa escuela ubicada en la calle Alejandro Garza Leal número 200, entre la calle Benito Juárez y Bernardo Reyes.
Sin lugar a dudas, la primera directora Ofelia Carrillo Cepeda, “La Peregrina de la Educación” dejó una honda huella en sus estudiantes, alumnos que unió recorriendo primarias de Juárez, de las rancherías y hasta de Guadalupe, Nuevo León, para completar el número requerido por las autoridades para poder construir la escuela, que a medio siglo se eleva orgullosa de ser un semillero de gente de bien.
Muchos profesionistas renombrados han salido de las aulas de la histórica secundaria a su medio siglo de edad, sigue dando frutos de aquellos que sembraron esos bohemios que continúan reuniéndose sábado a sábado, recordando el nacimiento de la legendaria escuela, orgullo de Juárez, Nuevo León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *