Usted tiene…La Última Palabra

Descomposición

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Aunque algunas veces las estadísticas y los números no pudieran reflejar lo que es la realidad, lo cierto es que la mayoría de veces son un excelente parámetro al realizar ciertos análisis. No por algo se dice “que los números no mienten”.
Mucho se puede decir del Partido Acción Nacional, sin embargo, el primer análisis pasa por al ver cómo han perdido afiliados y adherentes. En términos reales, del año dos mil a la fecha ha perdido más del 80% de ellos. En épocas de Fox llegó a contabilizar más de dos millones de simpatizantes, hoy sólo tiene 280 mil.
Varias vertientes se pueden argumentar como causa de esta situación, entre las que destaca principalmente las pugnas internas que los han llevado a la división, derivado de que ciertos grupos se han apoderado del partido. El mejor ejemplo, fue Ricardo Anaya quien con su grupo tomó el control y se apropió a la “mala” hasta de la candidatura a la presidencia.
La misma historia sucede en Nuevo León donde el grupo de San Nicolás se ha apoderado del Partido, y lo mismo ha sucedido en Cadereyta donde unos cuantos mangonean y toman las decisiones a su antojo. Así como estos ejemplos, existen miles en el país.
Obvio que estas camarillas acabaron con la democracia interna y la transparencia que caracterizó durante muchos años al PAN. Las elecciones internas fortalecían a sus candidatos y era una práctica muy bien vista por la ciudadanía. Era un distintivo muy positivo para ellos.
Aunado a lo anterior, muchas administraciones panistas cayeron en escándalos de corrupción, gobiernos ineficientes y con malos resultados. No hay que ir muy lejos para darnos cuenta de ello, la pasada administración panista de Cadereyta es un buen ejemplo de ello.
La misma renuncia de Felipe Calderón esta semana, la separación de Vicente Fox y de muchos otros panistas, independientemente si tienen o no razón, evidencian la descomposición que vive este partido.
Así las cosas, y de seguir la tendencia a la baja, todo indica que si no se extingue si puede llegar a convertirse en un partido pequeño. Urge que hagan cambios serios y vuelvan a sus raíces que lo hicieron fuerte, aunque para desgracia de ellos es que los blanquiazules se distinguen por su soberbia que no les permite escuchar y llegar a acuerdos y consensos verdaderos.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *