Usted tiene… La Última Palabra

El caso de Trump

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

El éxito en la vida no sólo estriba en tener las oportunidades necesarias, sino sobre todo en saberlas aprovechas. Desgraciadamente muchos no entienden que “las grandes oportunidades no se ven con los ojos, sino con la mente”.
Hace dos años el actual presidente Estadounidense, Donald Trump, recibió una oportunidad de oro. Contra muchos pronósticos en contra, logró ganar la presidencia de uno de los países más poderosos del mundo. Pero no sólo logró llegar a la Casa Blanca, sino que su partido, obtuvo la mayoría en las dos cámaras.
Es obvio que no por tener mayoría republicana todo lo que él diga se tendría que hacer, pues, a diferencia de otros países, existe cierta autonomía de los legisladores. Sin embargo, con la fuerza con la que llegó y con representantes del mismo partido, todo parecía indicar que podría cumplir las expectativas que levantó entre los ciudadanos.
Tristemente la lectura que hizo el Presidente, a mi parecer, fue errónea, pues como solemos decir: “se la creyó”, es decir, pensó que el triunfo fue por su persona, cuando realmente debió estar muy consciente que su victoria fue producto del hartazgo de la ciudadanía.
Este pasado martes, en las elecciones intermedias en el país vecino, los resultados no favorecieron a Trump, y si bien es cierto no fue una gran debacle, es muy significativo que perdió el control de la cámara baja donde los demócratas lograron la mayoría.
A pesar de su discurso triunfalista donde sale a decir que fue un gran día para los Republicanos, los cierto es que estas elecciones ya dejan un contrapeso verdadero a su gobierno, pues ahora tendrá que negociar y convencer a los demócratas para lograr sus objetivos.
En términos reales, se calcula que Trump perdió 8 ó 9 por ciento de los votos en comparación con los que obtuvo hace dos años, lo cual aunque parece poco, en dos años serán muy importantes para su reelección.
Aunado a lo anterior, el tema más escabroso es que ahora los demócratas se opondrán a todo lo que proponga con el fin de que no cumpla todas sus promesas de campaña para que no logré su reelección.
Así las cosas, dicen que en muchos casos, la vida enseña más que las clases y los libros, ver lo que otros han vivido ayuda mucho para no repetir los mismos errores. López Obrador en tres años tendrá su primer gran examen, en las elecciones intermedias del 2021, sería bueno estudiar el caso de Trump para que no le pase lo mismo.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *