NON EST PUGNA IN FINEM (LA LUCHA NO ACABA)

Por: David López

En la todas las elecciones para nombrar los comités ejecutivos locales del STPRM que ha realizado Carlos Romero, han sido impugnadas y estoy convencido de que las que se lleven a cabo la próxima semana en la 49 no van a hacer la excepción. Ya que a la usanza del viejo PRI, las planillas que encabezan sus 36 secuaces han cometido todo tipo de delitos electorales presión, amenazas, embarazo de urnas etc. Agregado a esa anómala situación en los centros de trabajo reparten dinero por medio de préstamos, promesas de planta, de fichas, de trabajo para familiares, folios para casas, todo con el fin de seguir en el poder de las secciones. Es una burla en propia cara para los trabajadores petroleros que creían en la democracia ordenada por el senado de la república y que las elecciones iban a hacer limpias. Esta estrategia que tenían planeada a nivel del comité ejecutivo nacional del STPRM de CARLOS ROMERO DESCHAMPS, ya que una vez que terminen las elecciones en las 36 secciones petroleros, convocar como indican los estatutos, la renovación del CEN con todos los secretarios afines y lograr la reelección de su aún dirigente. Lo que alienta a los trabajadores es que las impugnaciones detendrán la entrega de tomas de nota y que de aquí al 30 de noviembre Romero Deschamps presionará a la Secretaría del Trabajo priista a que las entregue, pero a partir del primero de enero con el nuevo gobierno y la nueva Secretaría del Trabajo estas serán revisadas para que no sigan los mismos líderes corruptos, y es que la Secretaría del Trabajo federal tiene por objeto respetar lo dicho y prometido por nuestro presidente electo, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, que no haya líderes charros como en el caso del sindicato petrolero y que Carlos Antonio Romero Deschamps se tiene que ir. Ya le ha hecho mucho daño a la sociedad y principalmente al trabajador petrolero y sus familias. Carlos Romero y sus 36 secretarios achichincles, tienen la ligera esperanza de que López Obrador los deje seguir haciendo de las suyas, pero les voy a reseñar lo que hizo con los militares, que esos si son una autoridad con poder, no como la autoridad laboral que representa Carlos y sus ratitas. “El arte de la guerra es el arte del engaño. Y Andrés Manuel López Obrador demostró ayer que entiende y practica mejor las enseñanzas de SUN TZU, que el general Salvador Cienfuegos y el almirante Vidal Soberón. Mediante una sola maniobra –desplegada en dos tiempos– engañó y derrotó al poder militar bicéfalo, que pretendía jugar vencidas con él, como si se tratase de fuerzas iguales o superiores, imponiéndole políticas de seguridad y personas para desplegarlas. AMLO simplemente destruyó toda oposición con una táctica militar de ataque veloz y sorpresivo, denominada Guerra Relámpago o Blitzkrieg, cuyo objetivo es impedir que el enemigo ofrezca una defensa coherente. Lo peor para el alto mando militar es que el presidente electo los engañó con la verdad. Les dijo que nombraría a un general y a un almirante en activo como futuros titulares de las secretarías de Defensa Nacional y de Marina, precisamente por estas fechas. Y CUMPLIÓ. El problema es que los escogidos, el general Luis Crescencio Sandoval González y el almirante José Rafael Ojeda Durán, no figuraban en las listas de eventuales sucesores que los secretarios de SEDENA y SEMAR ofrecieron al presidente electo. Ellos creyeron que AMLO elegiría entre los militares que los jefes salientes le propusieron –pertenecientes al primer círculo de poder–, como ha sido tradicional. Quisieron seguir haciendo lo mismo cuando todo había cambiado. Tal cual le ocurrió a Peña Nieto: no entendieron, lo que no entendían. Tarde se dieron cuenta. CONSUMMATUM EST.” La promesa a los petroleros AMLO nos la ha hecho reiteradamente. Así que disfruten su pasajero triunfo.

(HASTA LA PRÓXIMA SDQ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *