Usted tiene… La Última Palabra

2 mil 40

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

En cierta ocasión un amigo me comentó que aspiraba a tener el mejor trabajo del mundo. De entrada, pensé que hablaba en serio, pero al describirlo solté la carcajada. Me dijo: “quiero ser diputado o senador”, ellos no tienen patrón, son intocables y pueden pasarse tres o seis años sin hacer nada.
Quizá la generalización es exagerada, no dudo que exista o haya existido algunos legisladores que han trabajado arduamente, sin embargo, no deja de tener algo de verdad en cuanto que el poder legislativo ha gozado de abundante presupuesto que les permite darse lujos y canonjías que cualquier otro trabajador no podría tener.
Bonos, automóviles, boletos de avión, gastos de representación, choferes, seguro de gastos médicos y otros muchos más, son los privilegios que este sector de la política disfrutaba a costa del dinero del pueblo. Lo más contradictorio es que era algo totalmente legal, pues ellos mismos lo aprobaban, pero carente de ética y solidaridad en una nación con tal índice de pobreza.
Dentro de todo este gasto, sobresale el tema de los asesores, el cual era utilizado para mantener estructuras políticas, amigos, pagos de campaña, para colocar gente del partido que había quedado sin chamba, o simplemente para la bolsa del legislador poniendo presta nombres. No dudo, obviamente, que algunos asesores realmente sí trabajaran, pero no creo que fuera la mayoría.
El cambio de escenario político donde MORENA puede tomar decisiones sin la necesidad de aprobación de los demás partidos, ha permitido hacer ajustes que parecen acabar con este dispendio y despilfarro por parte del Congreso de la Unión y de la Cámara de Senadores.
Esta semana, el Senado anunció un recorte de 2 mil 40 asesores, el cual obviamente requiere un desembolso de 386 millones de pesos, pero que en uno o dos años se recuperará con los ahorros de la nómina de dicho personal.
Es cierto que muchos alegarán que los asesores son necesarios para abordar la gran variedad de temas, sin embargo, también es cierto que muchos diputados y senadores ni siquiera leen lo que firman, al tener menor número de personal, esperamos haga que los legisladores “arrastren el lápiz” o al menos se interesen en leer o investigar un poco.
Así las cosas, en este tema resultó positivo el que un partido tenga la mayoría para hacer los cambios y no depende de la aprobación de los demás, estoy seguro que si hubiera necesitado de los otros, este recorte no hubiera sido posible. Habrá que ir viendo en qué otras cosas es positivo el que el pueblo de México le haya dado la mayoría a Morena y sus aliados.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *