Coronel Charles Dupín… el más despiadado Oficial Francés que fue derrotado en Nuevo León en 1866

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

Durante la intervención francesa iniciada en 1862, Charles Dupín dejó una estela de terror, muerte y destrucción por los caminos del noreste de México. Era el jefe de la “contra guerrilla”, su misión: acabar con insurrectos que luchaban contra la ocupación militar pero supo ganarse el odio y el desprecio de todos los mexicanos durante la invasión francesa (1862-1867).
En Doctor Arrollo Nuevo León por fin fue derrotado en Abril de 1866 por las tropas republicanas del Ejército del Norte comandado por el General Mariano Escobedo, donde también intervino el jimenense, entonces Coronel, Gerónimo Treviño Leal.
Nació Dupín en 1814 en el sur de Francia, en la aldea de Lasgraisses, Torn, en la región de Nudipirineos. Militar topógrafo que demostró su audacia en Argelia y otros países.
En el extremo oriente, aprendió a sacar provecho de la guerra tomando parte en el saqueo e incendio de Pekín el 5 de Octubre de 1860 haciéndose de una gran fortuna en joyas y ornamentos valiosísimos que descaradamente a su regreso a Francia publicó en subasta poniendo a venta aquellos tesoros.
Las mujeres, el vino y el juego lo obligaron a ello y a buscar nuevos ingresos. A principios de 1863 la invasión de Francia a México era un escalón político y militar, de 6,000 soldados aquel ejército se transformó en otro de más de 30,000 hombres que lucharon en defensa del Emperador Maximiliano junto con algunos miembros del Partido Conservador Mexicano.
Para febrero de 1863 ya estaba en México, su experiencia como oficial le valió la recomendación para ser agregado al mando de Juan Nepomuceno Almonte. Los constantes ataques a los invasores llevaron al mando francés a crear una “contra guerrilla” que inició en Veracruz, ahí Dupín llamó la atención del comandante francés Elios Forei Jefe del Ejército Francés quien le dio el mando para acabar con las guerrillas.
Tras establecer su primer cuartel en Medellín, Veracruz buscó voluntarios que consiguió con aventureros europeos o con soldados dados de baja con la peor reputación del ejército y de otras nacionalidades.
A partir de entonces su vida estaría cubierta de crímenes que lo harían tristemente célebre en México. De Veracruz pasó a Tampico y de ahí a Victoria y gran parte del noreste hasta la frontera con Estados Unidos donde dejaba una estela de muerte, sangre y destrucción, “era un monstro” escribió Juan de Dios Peza, Cronista del Siglo XIX.
La extorción a pueblos enteros se convirtió en la práctica preferida de Dupín, si un guerrillero era prisionero o un civil era acusado de simpatizar con los juaristas, era ejecutado de inmediato.
Maximiliano fue informado de la conducta de Dupín por lo que fue destituido y repatriado a Francia, pero para el otoño de 1865 estando en aquel país obtuvo audiencia con Napoleón III haciéndole ver la necesidad de acabar con la guerrilla por lo que fue comisionado de nuevo para regresar a México.
En el mes de Abril de 1866 creó un plan para derrotar al General Mariano Escobedo y su ejército en el norte de México. Una columna saldría de Saltillo por el Potosí y Galeana, otra partía de Monterrey a Linares y él como jefe saldría de Tula, Tamaulipas hacia Doctor Arrollo para encerrar en un círculo al Ejército del Norte.
Escobedo fue informado y preparó una columna a 14 leguas de Doctor Arrollo al mando de Albino Espinoza y a las 3:00 am del 24 de Abril se ordenó la marcha para “batir” a la fuerza “franco traidora”.
Espinoza colocó 4 batallones al borde de un estanque donde abrevarían los enemigos en medio de 2 arroyos, lugar llamado “la tijera” y preparó el ataque. El batallón Zaragoza puso en retirada a la caballería francesa, Dupín no aceptaba la derrota y en nuevo ataque fue obligado a huir despavorido el Ejército Francés.
Dupín derrotado, se embarcó con el resto de sus súbditos a Francia para no volver jamás a México. Con la salud quebrantada y en banca rota, Dubín fue reintegrado al ejército en Montpellier donde falleció el 27 de agosto de 1868 según rumores envenenado debido a la generación de odios y rencores en su propia tierra.
Sin duda Dupín fue el militar más cruel y sanguinario que pisó suelo mexicano en aquellos tiempos.
Tomado de los escritos del Maestro Historiador Ammed Valtier.
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *