Algo más del grito de Dolores

Por: Dr. José Ascensión Tijerina Flores

“Septiembre 10 de 1810, el Alcalde ordinario de Querétaro, Juan de Ochoa, recibe una denuncia del Capitán Juan Arias de que había una conspiración contra el Virrey y la colonia Española.
Ese mismo día Juan de Ochoa le escribe al “oidor” Guillermo Aguirre para hacérselo saber, utilizando los servicios del Capitán Manuel García Arango”.
El mensaje denunciado dice “La Revolución que se prepara es el siguiente: El doctor, (Hidalgo) cura del pueblo de Dolores, El Capitán Ignacio Allende de San Miguel del Grande, El Capitán N.S. y varios oficiales del mismo regimiento.
De San Miguel de Querétaro: El Lic. Juan N. Mier Altamirano, el Presbítero José María Sánchez, el Lic. Parra, Don Antonio Téllez, Don Francisco Araujo, el Teniente Baca y Lojero, que tuvo cerería (cera para velas) aquí en esta ciudad.
Sospechosos: El corregidor de esta ciudad Miguel Domínguez, el Lic. Lazo de la Vega, nativo de Guadalajara y avecindado aquí hace 6 meses, el Regidor Villaseñor Cervantes, el Capitán José Joaquín Arias del regimiento de Celaya que hace 4 días se halla en esta. La mayor parte de los alféreces, el batallón de Celaya que hace 4 días también se halla en esta, la mayor parte de los oficiales del batallón de Celaya que se encuentra de guarnición en esta, y algunos otros más”.
En el libro “Los Queretanos en la conspiración de 1810” del autor José Martín Hurtado Gálvez, asegura que al día siguiente haría otra lista más amplia de los conspiradores dando nombre, profesiones y grados de peligrosidad en una carta que fue dirigida al Virrey.
Estas denuncias provocaron que se iniciaran anticipadamente las acciones durante los cinco días posteriores, pues generó las conocidas anécdotas del “Taconazo en el entre suelo, la carrera desbocada de Ignacio Pérez a San Miguel el Grande, la carrera de Juan Aldama a Dolores, la alerta de Doña Josefa Ortiz y el famoso grito anticipado de Miguel Hidalgo.
Ese tipo de situaciones, denuncias con pocas reacciones normalmente también irían siendo favorables para la consecución de los fines anunciados y tal fue el caso, pues gracias a eso se consiguió el inicio de la gesta heroica.
Así, el 16 de septiembre a la hora de la misa mañanera se reunió la población para seguir al cura en su ideal y tomando este como bandera un estandarte de la Virgen de Guadalupe inició una lucha con su grito de guerra: Viva Fernando VII, Viva la Virgen de Guadalupe, Muera el mal Gobierno (Nunca pronunció la palabra Independencia).
Como podemos ver no fue solamente el cura Hidalgo quien iniciara esta sangrienta lucha con la muerte de muchos inocentes y que 11 años y 11 días después fuera consumada la Independencia por Don Agustín de Iturbide lo que dio lugar al nacimiento de una nueva República: ¡MÉXICO!
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *