Posee coleccionista posibles meteoritos

*Coleccionista es propietario de joyas de la historia y dos probables meteoritos caídos en ejido San Diego

Miguel Oscar Pérez
CADEREYTA JIMÉNEZ, N.L.-
Un coleccionista de piedras y objetos precolombinos de Cadereyta, podría tener en su poder un meteorito, que se presume cayó en el ejido San Diego perteneciente a este municipio.
José Ángel Cruz Velázquez, es un vecino de esta localidad, quien posee la roca que quiere se investigue su autenticidad para certificar que su origen es del espacio exterior.
“Mire, este artefacto me lo regalaron hace una semana, la persona que me lo regaló, un ex compañero de trabajo, ya también me había dado uno en el 2015 -Yo no compro ni vendo piedras- pero me gusta coleccionarlas. Entonces al tiempo de regalarme esta piedra, pues a mí no me consta que sea un meteorito, pero se checó con un imán y con una brújula”, aclara el propietario de la singular colección.
Dice que la persona que se lo regaló le dijo que su vecino, un pastor de un rebaño de cabras, vio cuando cayó del cielo en el ejido San Diego, dejando un agujero en la tierra y él se lo dio a la persona que posteriormente se lo regaló, ya que sabía que era coleccionista de piedras raras y extrañas.
Es la segunda piedra que le regala de lo que se presume son dos meteoritos y caídos ambos en el Ejido San Diego, ubicado en la carretera a Reynosa, kilómetro 53.
“Como le comento, se encontró en un campo de sembradío, me comenta el compañero y pues se acordó que yo guardo ese tipo de piedras y me la hace llegar”, mencionó.
La roca, a reserva de una confirmación oficial, tiene un peso excesivo para su tamaño, con un alto contenido metálico, ya que un imán se pega en su superficie y está totalmente quemada.
El coleccionista jimenense, posee además en su colección una lámpara de aceite de varios siglos, con raras inscripciones en su gastada superficie, procedente probablemente del medio oriente.
Un mortero de piedra, (molcajete) de siglos también es parte de su colección, esta pieza le fue obsequiada por un misionero que la encontró en un río en el estado de Veracruz.
Otra roca que posee contiene varios fósiles de conchas y es de gran tamaño, que ignora donde fue encontrada.
Tiene además una figura de barro que tendría siglos de antigüedad y otra con la imagen de un dios venerado por los indígenas de antes de la conquista, son parte de la colección del jimenense.
A reserva del estudio esperado que determinaría la autenticidad de los dos meteoritos, el propietario podría ser poseedor de dos valiosas piezas que aunado a las otras joyas de la historia, serían dignas de un museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *