El grito de Dolores….. Y la Independencia

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

Para entender la importancia del grito de Dolores debemos retroceder muchos años atrás a las condiciones que lo provocaron.
En 1915 llega Hernán Cortéz a América 27 años después que Cristóbal Colón lo hiciera. Colón llegó con 11 embarcaciones y 900 hombres, así que tras dos años de alianzas, conspiraciones y luchas el 13 de agosto de 1521 caería la capital del imperio Mejica: La gran Tenochtitlan.
Esto motivó el nacimiento de la colonización de la Nueva España que duraría poco más de tres siglos.
La mezcla de estas dos culturas y razas fue dividida en Castas: La Española peninsular, La criolla, La Mestiza, La Indígena y La Negra. La casta Española gozaba de privilegios especiales, principalmente en la ocupación de puestos altos de gobierno o eclesiásticos.
Los Criollos (hijos de españoles nacidos en la Nueva España) eran propietarios de grandes extensiones de tierras dando lugar a convertirlos en poderosos dueños de haciendas y ganados. Los Mestizos eran súbditos de los anteriores dejando a los Indígenas y Negros como esclavos para explotar la riqueza minera de las nuevas tierras, por lo que vivían molestos e inconformes por los tratos que se les daba y la llegada de más Españoles que gozaban de toda clase de privilegios.
En 1808 interviene Napoleón Bonaparte secuestrando la monarquía y dejando a la Nueva España sin cabeza. José de Iturrigaray Virrey de la Nueva España pretendía ser fiel a España pero no sabía cómo proceder. El Lic. Primo de Verdad, un criollo que trabajaba en los ayuntamientos de la capital le propone formar un gobierno provisional pues decía que a falta de monarca el pueblo tenía el mando.
El 15 de septiembre de 1808 un grupo de Españoles secuestran a Iturrigaray y toman el palacio Virreynal nombrando a Pedro Garibay como Virrey. Primo de verdad fue encarcelado y dos meses más tarde muerto misteriosamente.
Así concluyó el primer intento para establecer un gobierno independiente de la Nueva España.

La Independencia
En 1810, Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandate Villaseñor reclamaba el acaparamiento de impuestos y metales preciosos que provocaron la ruina de la Nueva España, la de su familia y la muerte de un hermano debido a los abusos de los Españoles y promovía reuniones secretas con personajes distinguidos como Juan Antonio Reaga, Juan Aldama, Ignacio Allende, Don Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz que facilitaban su residencia para fortalecer la conspiración y así buscar solución a aquellos conflictos.
Hidalgo era culto dominaba el dialecto Otomi, Nahuatl y Purepecha lo que facilitaba la comunicación con los indígenas de la región, era emprendedor, religioso y creativo, tenía talleres de textiles y alfarería con el fin de educar y apoyar a los humildes de aquel lugar.
Doña Josefa Ortiz, esposa de Don Miguel Domínguez logró alertar a los conspiradores que habían sido descubiertos un 16 de septiembre en la madrugada, por lo que a Hidalgo no le quedó más remedio que decidir “Ir a coger Gachupines”.
Una campaña de levantamiento por Guanajuato, Michoacán, Jalisco y Zacatecas había acrecentado el número de partidarios seguidores que repetían con él: “Viva Fernando VII y muera el mal gobierno”.
A punto de tomar la capital Hidalgo ordenó la retirada ocasionando el disgusto con Ignacio Allende dando como resultado la desunión entre las filas. Rumbo a la frontera norte fueron sorprendidos en Acatitan de Baján y de ahí trasladados a Chihuahua donde un 30 de julio de 1811 fueron fusilados.
Algunos autores aseguran que Hidalgo no buscaba la Independencia, incluso nunca pronunció esa palabra durante su intervención, pero no se puede negar su iniciativa para encender la mecha que 11 años y 11 días después diera el resultado de la Consumación de la Independencia.
Después de Hidalgo hubo continuadores de aquella lucha: Morelos, Gpe. Victoria, Bravo e Iturbide lucharían hasta que finalmente este último llegó al acuerdo generalizado de no derramar más sangre consiguiendo así la Independencia de una nueva República. Don Agustín de Iturbide tampoco actuó solo, existían diferencia entre ex realistas e insurgentes pues la ausencia de la firma de Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria y Nicolás Bravo en el acta del Plan de Iguala así lo indica, en cambio Miguel Arguelles, José María Fagoga, José María Jauregui, Francisco Manuel Sánchez de Tade, Juan Bautista Raz y Guzmán y José de Sardaneta integrantes del grupo “Los Guadalupes” que no compartían ideas Independentistas si aparecen firmados.
En fin, después de tanta sangre derramada finalmente se llegó a la conclusión de que la Nueva España debería ser una Nación Independiente grande y fuerte que hoy después de aquel grito de Dolores un 16 de septiembre de 1810 y la consumación de su Independencia un 27 de septiembre de 1821 aun disfrutamos este gran País que es MÉXICO.
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *