Usted tiene…La Última Palabra

Presidente electo

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

No puedo asegurar con certeza los resultados que entregará en su sexenio el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, ni si sus proyectos o planes de gobierno se realicen como los ha planteado. Y no puedo simplemente porque el futuro está fuera de nuestro alcance.
A lo más, lo que podemos es pronosticar, con base en algunas evidencias, lo que pudiera suceder. Obvio que se podría tomar como referencia muchas aristas: la selección de su equipo de trabajo, su capacidad de liderazgo, el escenario mundial, la elección de los proyectos claves, etc.
Sin embargo, a mi parecer, hay una razón por la que se puede esperar que Obrador se esforzará por lograr sacar adelante su administración, ésta es que le ha costado muchísimo trabajo llegar a Los Pinos.
Han sido muchos años de lucha, de perseverancia, a veces incluso, juzgada como locura y necedad. Sufrió derrotas electorales en Tabasco como candidato a gobernador en 1988 y en 1994, donde fue derrotado por Salvador Neme Castillo y Roberto Madrazo respectivamente, y donde realizó plantones, marchas y todo tipo de protesta ante lo que él llamaba “una perfecta farsa implementada por el PRI-gobierno para aparentar unas elecciones libres que nunca se dieron”.
No desistió y logró llegar a ser el presidente nacional del PRD donde en el año 2000 logró, por muy poco margen, ser el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Al final de su administración se vio atacado con el famoso desafuero al que logró vencer y participar en la contienda del 2006 donde perdió ante Felipe Calderón por la mínima diferencia, lo cual nunca aceptó alegando fraude, por lo cual organizando el bloqueo Zócalo-Reforma y declarándose Presidente Legítimo el 20 de noviembre de ese año.
En 2012 volvió a intentarlo siendo derrotado por Enrique Peña Nieto quien lo venció por más de 7 puntos, aunque tampoco lo reconoció. A partir de ahí inició la tercera candidatura, que a la postre, fue la vencida ganando con más de 30 millones de votos que representó el 53 por ciento del total de la votación.
Así las cosas, nadie en la historia de México ha tenido un camino tan largo para llegar a la Presidencia de la República como él, y nadie ha insistido tanto para lograrlo. Por ello, la lógica indicaría que al haberle costado tanto llegar, hará todo para que su paso por Los Pinos no sea sin pena ni gloria. Aunque como siempre, el tiempo lo tendrá que decir.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *