Hallan adictos y “aviadores” en policía

Visita Gobernador interino edificio de Policía y Tránsito

Miguel Oscar Pérez

CADEREYTA JIMÉNEZ, N.L.-

Con 28 policías “aviadores” y 18 positivos en los exámenes antidoping, el Gobierno del estado mantendrá el control de la policía de Cadereyta hasta que no esté limpia y depurada, dijo el gobernador interino Manuel González Flores,  el pasado viernes 15 de junio en las instalaciones de policía y Tránsito.

El mandatario llegó al edificio de policía y tránsito poco después de las 12:40 del mediodía, pasando revista primeramente a los grupos conformados por Fuerza Civil y Seguridad Pública municipal, en el estacionamiento de la corporación.

El mandatario interino, dio un recorrido por todo el edificio, acompañado del actual secretario de general de gobierno, Genaro Alanís de la Fuente ; el secretario de seguridad Pública del Estado, , Bernardo González y del alcalde jimenense Santiago Preciado.

En el tour ofrecido al primer mandatario, se especificó que había nueve cámaras funcionando en el centro de comando municipal.

Las autoridades en una presentación en una pantalla y después en rueda de prensa, informaron el desorden que encontraron donde encontraron 92 elementos registrados en el CISEC, pero en la nómina del municipio había 120 policías que cobraban.

“Es una evaluación que todavía no hemos terminado, pero de acuerdo a la nómina que se tenía aquí y la del CISEC, hay una diferencia, había más elementos en la nómina como personal operativo”, expresó Bernardo González en la misma rueda de prensa.

Encontraron además un desorden en cuanto a las instalaciones y se tuvo que limpiar y pintar el interior del edificio, así como dar alimentación a los detenidos y fallas en el armamento y equipo necesario para el desempeño de las labores de la policía.

De los 82 oficiales, 18 d ellos dieron positivo en el primero de cuatro exámenes que marca el protocolo, de los cuales 2 dieron positivo en Mariguana, 7 en cocaína y 9 en el uso de metanfetaminas y anfetaminas.

En el informe detallaron además que se presentaron 20 renuncias voluntarias y cuatro elementos abandonaron sus labores misteriosamente.

También encontraron que en la operatividad se encontraban muchas faltas injustificadas, sin que hubiera sanción por los mandos de la corporación.

La policía de Cadereyta, ahora regida en manos del estado, será depurada, y limpiada para ser regresada a las autoridades municipales, dijo el gobernador, al lado del alcalde jimenense, quien al igual que el estado mencionó que no encontraron indicios de vínculos de los policías con la delincuencia organizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *