¿Quien fue la Malinche?

Por: Dr. josé Ascensión Tijerina Florez
“A esta mujer indígena no se le ha dado la importancia que mereció su intervención y contribución a la creación de una nueva raza y solo se le menciona como una traductora y una traidora a su gente” (Juan Miralles).
No hay otra mujer que figure en la colonización de las Antillas, Santo Domingo, Haití o Cuba, ningún personaje es equiparable a ella.
Su verdadero nombre se desconoce, Hernán Cortez la llamó Marina, pero como en maya y en Nahuatl no existe la “r” los indígenas la llamaban “Malintzin”.
Se dice que nace en los límites de Veracruz y Tabasco en 1502, que es de origen Nahuatl y Opoloca. Aseguran que a la muerte de su padre la madre la vende en Tabasco a los 7 años de edad, llega Cortez peleando contra los aztecas y mayas y derrotados estos le entregan 20 jovencitas como esclavas, entre ellas a Malinche.
Alonso Porto Carrero, primo de Cortéz la recibe en regalo. Gerónimo de Aguilar había intentado conquistar la Nueva España (México) y al fracasar se quedó en estas tierras, Malinche ya servía como interprete pues dominaba varios dialectos y hablaba el español, fue esclava de el.
Cortéz manda a su primo a España y se queda con Malinche y aun teniendo 11 hijos con varias mujeres, Cortéz se enamora de “Doña Marina” como el la llamaba.
Cortez había prometido casarse con Catalina Pizarro, el padrino seria Diego de Velázquez pero la deja en Cuba para regresar a Veracruz, ahí es sorprendido viviendo ya con Malinche.
La luchas eran constantes contra Chichimecas en el norte, Tomaltecas en el centro, Totonacas, Mayas o Mexicas en el resto de la región y algunas tribus planean una traición a Cortéz “Lo llamaban Capitán Malinche” valiéndose de la relación con Malinche, pero ella lo salva poniéndolo al tanto de los planes de los Aztecas.
Catalina Juárez era el nombre de la primera mujer de Cortez y en 1522 Cortéz procrea un hijo con Doña Marina (Martín Cortéz). A los tres meses de estar en la nueva España (México) muere misteriosamente la mujer de Cortéz en su recamara y siete años después le avisan a Cortéz del crimen (se decía que él la había ahorcado) y luego se casa con la Pizarro pero sin dejar a la Malinche quien lo acompañó a Honduras.
“La Evangelización en México la comienza ella y es algo de lo que se ha olvidado la jerarquía católica, la verdadera conquista de México es espiritual y esto es un capitulo al que no se le presta la atención debida” (J. Miralles).
Ella fue la que tuvo que explicar a los indígenas que existían un solo Dios y el hacerles entender el misterio de la Trinidad. La construcción de la Ciudad de México pasó también a través de ella pues era quien tenía que llevar y traer las instrucciones entre españoles e indigenas.
La india que traicionó los suyos es un personaje reciente, pues fue después de la Revolución Mexicana cuando surge la explotación nacionalista del indigenismo y la describe con el término “Malinchismo” que se atribuye a Rubén Salazar Mallen que al final perjudicó la personalidad inocente, creativa y fiel de Malinchen o Malinche, Malintzin o Doña Marina que habría muerto en 1629.
“El juicio lo forma cada quien, ahí están los hechos que hablan por si solos” (Juan Miralles).
Tomado de el libro “Malinche” del historiador Juan Miralles.
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *