Usted tiene… La Última Palabra

Merezco abundancia

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Dice el refrán que “el que busca encuentra”, pero eso en la justicia mexicana parece no cumplirse, o mejor dicho, se cumple a conveniencia y cuando conviene a los intereses del Gobierno.
Nadie había podido encontrar a Karime Macías, la esposa del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, a quien se le busca por el desvío de nada más 112 millones de pesos. Quizá porque es una bicoca, comparada con lo que robó su marido u otros exgobernadores, no pusieron atención en su búsqueda. Total 112 millones no afecta tanto al país (entiéndase mi ironía).
Obvio que en tiempo de elecciones los enemigos políticos, en este caso el Gobernador Yunes, que tampoco es una “perita en dulce”, la mandó a seguir hasta que dio con ella, que por cierto dicen que es uno de los estados que tiene el mejor equipo de espionaje.
Lo positivo, independientemente de la forma en que se logró, es sacar a la luz pública la forma ostentosa en que vive en Londres. Es un insulto saber que vive en las zonas más exclusivas de la ciudad, que sus hijos estudian en una “escuelita” que le cuestan aproximadamente 392 mil pesos al mes.
El colmo del cinismo es que una “prófuga” de la justicia se da el lujo de irse a vivir cerca de la residencia de la reina Isabel y la antigua vivienda de la ex primera ministra británica Margaret Tatcher. La renta también costaría una “ganga”, unos 210 mil pesos al mes.
Además, como se ve en el video, asiste a clases de yoga, al gimnasio y a sus tratamientos fáciles, a diversas clases. Bueno, quizá su argumento sea que la tensión que ha vivido por los acosos de la persecución política, la obliga a tener que gastar en ejercicio, masajes y tratamientos que le repongan de tanta injusticia vivida (otra vez interpreten mi ironía).
Es obvio que para que ella esté tan cómoda en Londres y dándose esos lujos, es porque goza de la protección del Gobierno Mexicano, otra vez el gobierno de Peña Nieto solapando la corrupción descarada y cínica.
Así las cosas, al terminar esta columna es claro que esta mujer lleva a la práctica la frase con la que hacía planas: “merezco abundancia”, desgraciadamente no la merece pero la tiene, por lo nefasto de nuestro sistema político mexicano. Lo bueno es que ya se van.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *