¡Carretera de la muerte!

*Lentitud en obras y pésimas condiciones cobran varias vidas y múltiples lesionados en la carretera Cadereyta-Pesquería

Miguel Oscar Pérez
CADEREYTA JIMÉNEZ, N.L.-
Las cruces a la orilla de la carretera, y restos de partes de vehículos son los mudos testigos de lo peligrosa que resulta la carretera Cadereyta-Pesquería y Doctor González.
Es una verdadera aventura quien decide usar dicha arteria que se encuentra en su tramo de Cadereyta, llena de baches a lo ancho y largo de los dos carriles.
En la parte más elevada, en el lugar que le conocen como el Loma Mocha, hay un desnivel muy peligroso que en la parte alta se eleva más de un metro uno de otro carril entre los dos sentidos.
Hace apenas pocos días, en ese lugar, ese desnivel provocó una volcadura de una camioneta pick up, que aunque no se encontraron heridos en el lugar, todo hace suponer que fueron auxiliados y trasladados en otras unidades, ya que se encontraron manchas de sangre.
El tramo peligros nace desde el entronque con la carretera al CERESO de Cadereyta, hasta las vías de ferrocarril, en sus límites entre Cadereyta y Pesquería.
Precisamente en ese cruce, donde se encuentra el paso del tren, hace algunos meses se suscitó un accidente con la pérdida de una vida y cuantiosos daños al descarrilar al tren, un tráiler que se atravesó al gigante de acero. Las góndolas aún se encuentran diseminadas al lado de las vías
Aunque se encuentra en ampliación la obra estatal, ya lleva más de año y medio detenida, con resultados funestos.
En el lugar se encuentra además en uno de los carriles truncos, un puente que se construyó con la obra para dar paso a un arroyo del lugar.
Los señalamientos en esa obra no sirven habiendo solo una loma de escombros, que no pudo evitar la volcadura de un vehículo, con varias personas dentro. En el lugar, que aún luce partes de ese vehículo en el arroyo, también se encuentra una cruz con los datos de la víctima mortal de esa carretera, que de noche se torna un verdadero suicidio a quien transite.
Los automovilistas se preguntan: ¿Cuántos muertos más necesitan para reactivar la obra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *