Usted tiene…La Última Palabra

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

No se juega
Desde las 10 de la noche de aquel 2 de julio del año 2000, comenzó a circular una “leyenda urbana” en nuestro país. Palabras más, palabras menos, la idea era que varios gobernadores del sur del país, entre ellos José Murat y Roberto Madrazo, al recibir la información durante el día de que las votaciones no le favorecerían al PRI, iniciaron a moverse para un posible boicot a las elecciones para declararlas nulas.
Según este relato, el Presidente Enrique Zedillo Ponce de León (escribo su nombre completo porque como siempre lo he dicho me parece que ha sido uno de los mejores presidentes de las últimas décadas), salió a las 10 de la noche a declarar el triunfo de Vicente Fox, cuestión que dejó sin oportunidad de maniobra a los priístas para “armar” un posible fraude.
Independientemente de ser o no verdad esta “leyenda”, algo que sí evidencia fue la postura del presidente en turno para respetar y no manosear las elecciones respetando la decisión que el pueblo dictó en las urnas, y evitar así, cualquier conflicto postelectoral que evidentemente corría el riesgo de volverse un estallido social.
En palabras actuales de López Obrador, el presidente Zedillo no soltó al Tigre, por el contrario lo amarró muy bien. La pregunta hoy día es si Peña (ustedes, amables lectores, concluyan porque escribo solo su primer apellido) va tener el valor de parar cualquier intento de fraude electoral que pudieran intentar los priistas.
Al respecto hace unos días empezó a circular un video donde Víctor Trujillo, en su papel de Brozo, retaba al presidente a ni siquiera intentarlo: “Deja te digo Henry, Enrique… ya se va acabar tu sexenio…si no pudiste tener una administración digna… por lo menos danos una salida digna de esta asfixia que estás llevando al país, por lo menos ten esa buena cuna… váyanse dándole al país esa posibilidad de tener una salida donde haya camino, olvídate ya de tu candidato que cada día lo hunden más”.
Remata diciendo: “Les va llegar la desesperación y van a empezar a hacer cosas todavía más irresponsables de las que han hecho… un poco de coherencia, un poco de templanza, si tuviste que plagiar un examen para poder tener tu título ni modo, es parte de tu historia universitaria, pero si te quieres plagiar la poca paz que queda en este país… un poco de decencia, un poco de vergüenza para que ustedes se vayan lo más discretamente posible, sin hacer ruido… sin causar pánico en las calles, no sé les vaya a ocurrir… un fraude, acuérdate que el país no es el Estado de México, ni Coahuila… con el país no se juega”.
Así las cosas, como siempre lo he dicho, hay que lograr llegar a ser… hay que aprender a ser… pero más importante hay que aprender a dejar de ser… Ojalá Peña siga el ejemplo de Ernesto Zedillo y reconozca el triunfo de la oposición, que es lo más probable que suceda.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *