¡Que salga pipo……! ¡Que salga pipo!

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

Un personaje que supo dejar supo marcar su huella póstuma en la trayectoria de su vida, es sin duda “Pipo”, “El payaso de los niños”.
José Marroquín Leal nació un 1 de abril de 1933 en la ciudad de Monterrey Nuevo León, aunque sus raíces familiares fueron del vecino municipio de Allende Nuevo León.
Actor nato de gran prestigio, sobre todo del público infantil dando vida al personaje del “payaso pipo”. Sus primeros estudios y actividades poco tuvieron que ver con la actuación, en su juventud efectuó sus estudios en la escuela industrial Álvaro Obregón donde obtuvo su título de mecánico tornero.
Una vez logrado ese objetivo se inscribió en la Escuela de Artes de la entonces Universidad de Nuevo León de donde egresó en 1961 consiguiendo su primer empleo en el canal 3 televisivo de Monterrey personificando al payaso “Bozo”.
Al término de su contrato convenció al director de la estación televisiva Don Mario Quintanilla para iniciar un nuevo programa para niños, siendo ahí donde creó por su propia iniciativa el personaje de “Pipo”, debutando en televisión local el 20 de enero de 1964 apareciendo a cuadro con el “profesor pilocho” (Carlos Torres Escobedo) pareja que lograría gran éxito en ese tiempo.
El maestro Aliber Medrano fue el autor de la música que coreaba con los niños en su programa que duraría 34 años, si, 34 años, leyó usted bien.
“Pareciera que los niños hubieran ensayado, pues los coros infantiles que improvisaba sorprendían por la facilidad de improvisación en el escenario”. (Declaraciones de la prensa hablada y escrita de ese tiempo) entonaban a todo pulmón y emocionados la famosa frase: “Que salga pipo que salga pipo” para que todos comenzaran a reír.
En plena madurez artística y con el éxito en sus manos “Pepe Marroquín” falleció durante la noche del 6 de febrero de 1998 a la edad de 64 años en la soledad de su modesta vivienda de las calles de Diego Montemayor y Reforma de la ciudad de Monterrey.
Fueron sus compañeros de trabajo quienes se encontraron su cuerpo luego infructuosa búsqueda. La comunidad de nuestra región se consternó con la noticia pues lo extrañaban miles de niños que derramaron lágrimas por la ausencia de su querido personaje.
En la Alameda “Mariano Escobedo” de la ciudad capital fue develado un busto de su figura y la calle que se encuentra a un costado de los estudios de la televisora lleva su nombre, dando homenaje a su trayectoria, además el parque acuático de ciudad Guadalupe Nuevo León también perpetúa su recuerdo, decisión acertada de los respectivos cabildos de ambas ciudades.
Hoy recordamos al amigo que tuvimos oportunidad de tratar, buen hombre, noble, sincero y con gran don de gentes que supo servir a la región dando un gran ejemplo de buena conducta y disciplina que a un perdura entre muchos adeptos ahora adultos que lo conocimos.
Reconocemos su buena imagen como un buen mexicano que dejó su gran ejemplo para las futuras generaciones.
Que descanse en paz Pepe Marroquín y….. ¡Que salga pipo……! ¡Que salga pipo!
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *