“El Chupacabras” en la región……. Realidad, mito o leyenda

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

Para la generalidad de los norestenses, “El chupacabras” ha pasado a ser solo una leyenda no creible. Se asegura que fue en 1992 cuando hizo su aparición en Puerto Rico, ingresando a México en esa década.
Conocido también en algunas regiones como “El Vampiro de Moca”. Este temido animal hizo de las suyas con los ganaderos principalmente, a quienes les mataba sus animales a los que les drenaba su sangre, detalle que dio motivo a su nombre.
Actualmente, hablar del “Chupacabras” a dejado de ser noticia, ya no importa como en aquel tiempo, incluso algunas personas temen tocar el tema para evitar burlas de sus oyentes quienes según algunos “expertos analistas políticos”, todo se trató de un plan de gobierno federal para distraer la opinión pública de los problemas que azotaban al país durante el sexenio del Presidente Salinas.
Sin embargo, los reportes de esos ataques continuaron aunque de forma esporádica y no solo en México, sino en otros países de América Latina demostrando la realidad de los hechos aunque ridiculizados por otros “expertos”.
En nuestra región se asegura que en el vecino municipio de Ciudad Benito Juárez N.L., la madrugada del 24 de septiembre de 2015, Don Jesús González, propietario del racho “El cadillo” reportó a las autoridades que un extraño animal había dado muerte a 6 de sus ovejas, el depredador media aprox. 1 metro y 20 cm., tenía alas que alcanzaban los cuatro metros y que era de color gris, así lo aseguraba en su declaración el ganadero.
Los animales sacrificados presentaban heridas en el cuello y no tenían sangre en sus cuerpos, asegurando Don Jesús que no era la primera vez que sucedía esto, incluso algunos perros también habían sido víctimas de la bestia.
El Doctor Oscar Sánchez que intervino en la investigación declaró que tal vez se trataría de uno o varios coyotes o bien un puma salvaje, pero estas fieras no drenan la sangre de sus víctimas, consumen primero las vísceras. Al día siguiente personal de la Secretaría de Salud del Estado de N.L. acudió al rancho para tomar las evidencias del caso, donde el Dr. Alonso Robles trasladó una víctima al laboratorio clínico asegurado que podía haber sido algún puma, desde luego no fue creíble su versión ya que el análisis y veredicto final nunca fue difundido.
Sin ser expertos en el tema, algunos campesinos aseguraban que los pumas no buscan drenar la sangre se sus víctimas dejando por tierra la versión del Dr. Robles, entonces qué tipo de animal sería aquella fiera que se fue volando?.
Claro, que hay incongruencia en el caso y como sucede en la mayoría de estos, cuando hay un moustro de por medio se da “carpetazo” al asunto aceptando la teoría más cómoda y se dictaminó: “Fueron los perros callejeros que por el intenso calor que hacía, asesinaron a los animales y bebieron su sangre”, esto lo aseguraron las autoridades investigadoras en Puebla.
Volviendo a nuestra región, acerca del “Chupacabras” no dudamos que existan animales salvajes en estas tierras que aún no son estudiados por la Zoología, pero resulta increíble que alguna fiera tenga la particularidad y característica de consumir solo la sangre de sus víctimas, que tenga un enorme tamaño y pueda matar a una o varias ovejas a la vez y aun mas, que se capaz de desaparecer sin dejar rastro alguno.
Una investigación científica realizada en 1996 por el Dr. Arturo Jiménez Guzmán, maestro de la facultad de ciencias Biológicas de la U.A.N.L., concluyó que se trató de un ataque de perros, los cuales por ser los mismos de los ranchos donde se dieron los ataques hacia que sus víctimas no escaparan de ellos pues les eran conocidos.
Así que, tomémoslo como un simple pasaje hipotético de la región pero considerable como una de las tantas leyendas que aún perduran en nuestros pueblos en donde muchos de sus habitantes se siguen preguntando: Existió el “Chupacabras”?.
Y usted amable lector que opina?
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *