Usted tiene… La Última Palabra

Contrapeso

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

La palabra contrapeso se refiere a un “peso que se pone en la parte contraria de otro para que queden en equilibrio” o “cosa que se considera y estima suficiente para equilibrar o moderar otra que prepondera y excede”.
En sentido físico para ser un verdadero contrapeso se tiene que pesar, más o menos, lo mismo que su opuesto, si no fácilmente será vencido. En sentido figurado cuando se refiere a personas o grupos que harán contrapeso a otra, es importante que tenga, primero, el suficiente respaldo moral y fuerza de arrastre o convocatoria para poder realizarlo.
Esta semana un grupo de periodistas, políticos y ex servidores públicos decidieron conformar un frente común a la figura del presidente, Andrés Manuel López Obrador, y participar activamente en la discusión nacional sobre el proyecto de nación.
La iniciativa de formar este grupo surgió a propuesta del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, a raíz de que interpuso una controversia constitucional por la resolución presidencial de modificar los mecanismos de distribución del Fondo Minero.
El primer yerro fue el anuncio que hizo el gobernador Corral dando nombres de intelectuales reconocidos, los cuales según él, se unirían a este movimiento. Para su desgracia no pasó mucho tiempo en que se deslindaran, como es el caso de Juan Villoro, Aguilar Camín, Jorge Castañeda.
A decir verdad, quedaron personas con alguna trayectoria, pero no creo con el suficiente peso para lograr su objetivo, figuran ex presidentes de partidos, algunos exdiputados y algunos otros diputados en funciones.
Su mayor adversidad es que acaban de perder una elección por un margen jamás visto, pues la mayoría formaron parte del Frente por México. Si hubieran perdido por una mínima ventaja se podría pensar en la posibilidad de ejercer una verdadera fuerza contra las decisiones del Presidente, pero con esa diferencia abismal no creo que puedan tenerla.
A mi parecer, el timing político también les falló, pues hoy todavía Andrés Manuel goza de una altísima aprobación y las mayoría de las acciones emprendidas han sido bien recibidas por los mexicanos. Quizá en otro momento posterior, con el desgaste ordinario de gobernar, hubiese sido de mayor impacto.
Así las cosas, como solemos decir, ni tiempo les dio de ver las placas del camión que los arrolló, pero lo peor, es que no se ponen a pensar y no se dan cuenta que fueron ellos mismos con sus malos gobiernos, por lo que dejaron de ser un contrapeso.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *