Usted tiene… La Última Palabra

Estancias infantiles

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Suelen decir, en el ámbito político, que en el “bacheo está el ganeo”, con ello se quiere decir que hay obras o programas de los gobiernos que al ser muy necesarios y pedidos por la gente, además de la urgencia, permite que puedan hacerse de forma no tan transparente y terminan siendo fuente de corrupción.
Dicen, por ejemplo, que lo mejor que puede pasarle a un gobierno es que venga un desastre natural, pues en ese momento puede adjudicar de forma directa sin necesidad de cumplir con todos los procesos de adquisición, todo ello por ser una urgencia. El mismo caso se da con temas de salud al ver alguna epidemia.
Caso parecido son las estancias infantiles tan demandadas por las madres y padres que necesitan dejar a sus hijos en guarderías para poder ir a trabajar. Nadie se va oponer a ello, al contrario es muy aplaudible.
Desgraciadamente la necesidad de estos programas se presta a una serie de irregularidades que son difíciles de detectar. Inclusive por ser tan “populares” se manejan de forma poco transparente.
El Informe General de la Cuenta Pública 2017, detectó que existe un manejo opaco e incluso se pagó por servicios no prestados. Lo principal es que este programa careció de regulación normativa que garantizara los principios de selectividad, equidad y transparencia en la asignación y ejercicio de los apoyos.
El tema central es que se otorgan recursos públicos a particulares para que brinden un servicio a la población. Al no tener normatividad se presta a asignaciones a gusto de la autoridad, pudiendo ser un negocio para muchos servidores públicos.
Lo más graves es que muchas de estas estancias no cumplen con suficientes medidas de seguridad lo que siempre será un riesgo para la vida de niños inocentes. No se puede olvidar, por ejemplo, el caso de la guardería ABC, donde hasta el día de hoy no existen responsables.
Es cierto que la medida tomada de cerrar la llave de recursos a dichas estancias, por parte del Gobierno Federal, ha creado rechazo por la necesidad de ese servicio, cuestión que la oposición ha aprovechado para llevar agua a su molino.
Así las cosas, quizá la decisión de quitar el apoyo a las estancias suene muy tajante, aunque no se abandona a los padres pues se le ofrecerá un subsidio; sin embargo, es la única forma de detener la corrupción existente, pero el Gobierno Federal tendrá que trabajar para que una vez que se asegure la transparencia, se preste este servicio tan necesario para los padres de familia.
Esta es mi opinión. Usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *