Usted tiene… La Última Palabra

Guaidó

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Decía el gran Mahatma Gandhi: “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”. Ante la problemática que vive Venezuela muy bien se aplica esta máxima. Si ya de entrada la situación es crítica, no quiero imaginarme lo que pasaría con una guerra civil que traiga el derramamiento de sangre inocente.
Obvio que un elemento indispensable para obtener la paz, es el diálogo, sin él es imposible lograrla. Por ello, aún y lo complicado que luce el panorama, la postura del Gobierno de México y de Uruguay tiene cierta lógica y podría ser una salida inteligente al problema.
Desgraciadamente, y quizá sea entendible, por la presión que han vivido, los opositores liderados por Juan Guaidó, la han descalificado. En una carta enviada a los presidentes de México y Uruguay es tajante al afirmar: “Queremos expresarles con certeza y firmeza que las fuerzas democráticas, las instituciones legítimas y mucho menos el pueblo de Venezuela será participe de conversaciones y negociaciones cuyo propósito sea mantener a violadores de Derechos Humanos en el poder por la vía del engaño, como ha quedado evidenciado suficientemente que pretendieron hacer en otras oportunidades. Ésta postura ha sido respaldada por la gran mayoría de las naciones del hemisferio”.
Es innegable que desde el régimen de Chávez y luego con Maduro han sido engañados, la diferencia es que ahora tienen el respaldo de muchas naciones. Su postura parte de una premisa falsa: él da por un hecho que la convocatoria a estas reuniones es para apoyar que siga Maduro, lo cual no necesariamente es cierto, qué tal resulta todo lo contrario.
A mi parecer la pasión lo está cegando, una jugada estratégica sería sentarse a dialogar y con el apoyo internacional acorralar a Maduro. Al negarse a dialogar le está dando armas para defenderse y hacerse la víctima.
No pierde nada en sentarse a la mesa de negociaciones, es más, al no hacerlo está condenando a que todo se resuelva en un conflicto armado o una guerra civil que, en definitiva, no es lo mejor, pues si se va llegar a esta instancia, que sea porque todas las demás ya se agotaron.
La postura de México y Uruguay ha sido criticada, pero en sentido estricto es la más prudente y razonable, es buscar el último recurso de mediación antes de llegar a las armas. Inclusive hasta el Papa Francisco dijo estar dispuesto a mediar en Venezuela si lo pidiera tanto el gobierno como la oposición, pero que primero hay que intentar buscar un acercamiento de sus posiciones.
Así las cosas, ojalá la razón se imponga a la emoción y logré que la vía de solución sea el diálogo, pues como decía San Juan Pablo II: “el diálogo basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida, de toda vida humana. Por ello, el recurso a las armas para dirimir las controversias representa siempre una derrota de la razón y de la humanidad”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *