Usted tiene… La Última Palabra

Maduro

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

La palabra maduro o madura, hace referencia a una persona o una cosa que ha alcanzado un estado de desarrollo adecuado para su utilización, funcionamiento o empleo.
Aprovechando la coincidencia de la palabra con el apellido del Presidente venezolano Nicolás Maduro, vale la pena decir que por ningún lado este tipo ha alcanzado la madurez política para funcionar u ocupar cargo tan importante.
En Venezuela se ha deteriorado muchísimo la situación política, económica y social desde que murió Hugo Chávez, y era obvio, pues como expresé en abril de 2014, en este mismo espacio: “A diferencia de Hugo Chávez, quien contaba con una preparación académica sólida dentro del Ejército Nacional de Venezuela, una excelente retórica y un carisma que respaldaba su liderazgo; Maduro es torpe, ignorante y si llegó a ser presidente es porque utilizó toda la maquinaria y recursos del gobierno, así como una campaña mediática que sacralizó la muerte del ex presidente para mover a muchos venezolanos a votar por él”.
Cada vez se complica más la situación al grado de llegar a escasez de alimentos, medicinas y otros servicios indispensables para una vida digna. Cada vez son más las protestas de los venezolanos por las condiciones que están viviendo.
Lo grave es que Maduro no respetó a esta mayoría que votó en las elecciones legislativas por una Asamblea dominada por la oposición. Con esto se tendría el contrapeso para que no el presidente no puede hacer lo que le venga en gana.
Esto fue un golpe durísimo para él, sin embargo, la desconoció y creo una Asamblea constitucionalista, que para acabarla redactó una nueva Constitución con nuevas reglas favorables para su gobierno.
Gracias a esa “nueva Constitución” se volvió a reelegir en una elección que evidentemente no fue democrática, ni legítima, porque destituyó a la oposición. Desgraciadamente para él, ahora que hizo el juramento para seguir como presidente, esta Asamblea legítimamente electa, por el pueblo, lo desafía y nombra a Juan Guaidó como su presidente legítimo.
Dada esta situación el Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump reconoce a Guaidó, uniéndoseles varios países latinoamericanos, como Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Costa Rica, Paraguay, Chile, Canadá, Guatemala, Argentina, y falta ver que dice la comunidad europea. Por otro lado, Rusia, Turquía y otros apoyan a Maduro.
La estrategia que está usando el heredero de Hugo Chávez, es precisamente, invocar la bandera que enarboló este último, el tema de la intervención y del imperialismo Yanki, cuestión que siempre le dio muy buenos resultados. Faltará ver ahora si le funciona a su pupilo en condiciones diferente.
Así las cosas, es difícil saber cuál será el final de esta historia, pero no vaya ser que Maduro gane porque los venezolanos les salga el nacionalismo y terminen apoyándolo, haciendo algo así como aquella mujer que le estaba pegando su marido, y al entrar a defenderla se enoja diciéndole: “y usted porque se mete, es mi marido y me puede pegar”… y le agregaría: “aunque no Madure”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *