La Pirotecnia…… Una diversión muy peligrosa y dañina

Por: José Ascensión Tijerina Flores

Y bueno, recibimos el 2019 con una contingencia ambiental severa que dañó nuestros sistemas respiratorio y cardiovascular, agravó enfermedades y, seguramente contribuyó o contribuirá de manera importante en la pérdida de la vida de no pocos habitantes de Nuevo León. 4,738 personas afectadas por la calidad del aire, según datos de la Dependencia Oficial del Gobierno del Estado….. le parece normal?.
La contingencia ambiental es sumamente peligrosa para la salud. Advirtamos que nuestra cultura local nos impide reconocer problemas que en otras partes del mundo se toman con seriedad. Aquí, por razones que serían muy interesantes en discutir, la salud de las personas importa poco, tan poco que no existe política ambiental. Tan poco que después de padecer prácticamente todo diciembre inversión térmica con calidad de aire alarmantes, es decir, estando la calamidad tan anunciada, no se actuó para evitar por lo menos que la mitad de los cohetes que estallaron en navidad y año nuevo se quedaran sin prender.
Los juegos pirotécnicos son tan divertidos como peligrosos, de niño yo también tronaba cohetes pero no tenía idea del peligro al que me exponía, desde entonces no pasa ningún solo año sin que se sepa de tragedias o niños quemados por pirotecnia, algunos de ellos de pronóstico grave.
Uno de los cohetes más populares para festejar eventos son las llamadas “palomas” y la explosión de una de ellas es suficiente para destrozar una sandía de buen tamaño. Esos cohetes de trueno llamados “palomas” tiene como uno de los más comunes accidentes que puede llevar a la amputación de una parte del cuerpo o dejar cicatrices que perduran durante toda la vida, además del riesgo de provocar grandes tragedias.
En prueba realizada recientemente por elementos de protección civil de la ciudad de Monterrey, se pudo comprobar que un trozo de látex relleno de carne molida con un cohete en su interior para hacer explotar una “paloma”, se puede observar que los pedazos de carne y látex quedaron regados a varios metros de distancia del punto donde fue colocado el guante de látex.
Los cohetes de luces también son muy peligrosos y lo más triste es que son los que más usan los niños. Las “cebollitas y abejas” son también peligrosas como los interiores, pues además pueden encenderse en las bolsas de sus ropas donde las guardan los niños debido a la fricción.
La contaminación ambiental, auditiva, de comportamiento temperamental es también consecuencia de este tipo de “diversiones” explosivas. Toneladas de basura, olor a pólvora y humo ocasionaron estas últimas celebraciones hasta 140 “imecas” (de 51 a 150 límites de tolerancia ambiental) según las últimas estadísticas y registros del Sistema Integral de Monitoreo Ambiental y de la Secretaria de Desarrollo Sustentable del Estado de Nuevo León, además, de más de 42 incendios reportados de viviendas y pastizales ocasionados por las chispas y restos de cohetes, todo esto aunados al excesivo consumo de bebidas alcohólicas.
La contaminación del aire afecta en la salud de quienes padecen enfermedades respiratorias y alergias y a la larga puede detonar enfermedades del cerebro y hasta infartos.
La contaminación rebasó en algunas zonas de la región los 400 puntos “imecas” dando como resultado que esos días fueron los más contaminados en nueve años. La contaminación se atribuyó a la quema de pirotecnia y de carbón tras los festejos de navidad y año nuevo.
La contaminación afecta en el aparato inmunológico principalmente, causando alergias comunes como la respiratoria superiores y como la rinitis alérgica entre mucho otros problemas de salud.
Pero el ciudadano puede aportar a disminuir la polución: No usando pirotecnia, no encender carbón, pues además que deja basura eleva los índices de contaminación, el humo de la pirotecnia tiene cadmio, plomo, cobre, cobalto que se va a la sangre, se queda en el cuerpo y se puede acumular con resultados trágicos.
La contaminación auditiva también ocasiona lesiones en los oídos de quienes están cerca de las explosiones, amén de la distorsión temperamental y nerviosa de las personas que no logran conciliar el sueño por los estruendos, los gritos de niños, jóvenes y adultos que festejan sin considerar a enfermos o simplemente a personas que requieren silencio y descanso por necesidad de su trabajo al día siguiente.
Afortunadamente en la ciudad de Monterrey y algunas otras de la área Metropolitana fueron suspendidas los espectáculos pirotécnicos, principalmente en el Parque Fundidora y por supuesto que debemos cambiar nuestra mentalidad ante prácticas tan nocivas por daño al ambiente, a la salud, a la vida humana y de muchas mascotas. Las autoridades correspondientes deben actuar con energía para evitar estos altos riesgos que pueden ocasionar una posible tragedia, aunque esto implique ir en contra de tradiciones mal entendidas.
Las autoridades no solo deben limitar el uso indiscriminado de pirotecnia, por el contrario deberían prohibir el uso sin control de artefactos explosivos que ocasionan los daños ya mencionados.
Seguiremos tolerando la inocencia de los niños y la ignorancia o estupidez de algunos adultos?, o acaso será que hasta ahí llega la educación y la cultura del Mexicano??????……
Mientras tanto sigamos festejando con disciplina y responsabilidad el inicio de este año 2019
¡Feliz Año Nuevo!
Usted amable lector que opina?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *