¿Cómo afrontar una bajada vertical?

La bajada vertical es un reto cada vez que te asomas a esa bajada que se inclina más de lo que quisieras. Un poco de técnica y confianza y pasarás del miedo a la diversión
En muchas ocasiones el camino se inclina demasiado generando una bajada vertical y entre el respeto que impone la propia pendiente y la inestabilidad que se genera al final liberas a la bici de tu pesada carga para “que se las busque” y tú acabas “encaramado” al árbol más cercano. Si sabes cómo reacciona la bici y aprendes a moverte en esas situaciones, las bajadas verticales no son más que un juego de niños en el que todo consiste en bailar con la bici de un lado a otro del camino con el freno trasero bloqueado.
Echa ligeramente el cuerpo atrás, controla la dirección y deja que la bici vire sobre la rueda trasera con el freno bloqueado. Tan fácil y seguro como te lo contamos, esta es la guía rápida para superar una bajada vertical.
Cuando te asomes al borde de la bajada, hazlo despacio y posiciónate retrasado. Deja que la bici caiga y gira con el freno trasero bloqueado.
Cuando quieras que la bici gire un poco más, acciona con algo más de fuerza el freno delantero al tiempo que giras, pero ten cuidado de no bloquear la rueda.
Suelta un poco el freno trasero para que la rueda libere la suciedad que arrastra. Cuando el pendiente empiece a decrecer, vuelve progresivamente a una posición más relajada.
Fuente: Revista Bike a Fondo
Club de Ciclismo Titanes de Cadereyta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *