Usted tiene… La Última Palabra

Extinción de dominio

Por: Ing. Jesús Herrera Rabágo

La corrupción es uno de los principales problemas que sufre nuestro país, a tal grado que fue factor fundamental del discurso en campaña del ahora Presidente Andrés Manuel. Su promesa era combatirla para evitar que miles de millones de pesos se desvíen del erario público.
Se calcula que en la corrupción se va el 9% del Producto Interno Bruto, es decir, alrededor del 20% del presupuesto nacional. Lejos quedó aquella máxima que solamente pedía el famoso “diezmo”, o sea el 10%.
Desgraciadamente esto no se va reducir sino hay acciones concretas que castiguen los actos de corrupción no sólo con cárcel, sino quitándole al que los comete todo el dinero o los bienes que adquirió con ese dinero mal habido.
Porque siendo sinceros, en México pisar la cárcel a muchos no les da miedo. Recuerdo alguna vez escuchar un caso de alguien (no era Javier Duarte) que fue acusado y tranquilamente hizo cuentas y concluyó que le convenía ir a la cárcel unos cuantos años, pues al no quitarle sus bienes, aseguraba el futuro de él y su familia al salir.
Además, todos sabemos como se manejan las leyes en México que muchos sentenciados por estos delitos terminan saliendo mucho antes de lo que la condena indicaba. Quizá por eso mismo, en nuestra patria nadie le teme meterse a círculo de la corrupción.
Esta semana, a mi parecer, se dio un paso importante para combatir de forma concreta los actos de corrupción, se trata de la aprobación de una reforma a dos artículos de la Constitución para aplicar la extinción de dominio, es decir, un mecanismo para que el Estado pueda declarar la pérdida del derecho de propiedad adquirida con recursos ilegales; en este caso se aplicará a quienes hayan incurrido en los delitos de actos de corrupción, robo de hidrocarburos y extorsión.
La idea es que quien robe, no sólo vaya a la cárcel, sino que además pierda el dinero y los bienes producto de su delito. Porque en la práctica, la mayoría de veces, van a la cárcel y con el dinero que tienen viven como ricos, pues tienen todas las comodidades.
Obvio que esto no bastará si el Poder judicial no hace bien su trabajo, de nada sirven las leyes si no las aplican de manera correcta. Sería bueno que así como los magistrados y jueces pelean sus sueldos, con la misma fuerza peleen aplicar la extinción de dominio de tanto corrupto y ratero que han quedado en la impunidad.
Así las cosas, ya se dio un primer paso al tener el instrumento legal para que los políticos y servidores públicos le piensen más a la hora de querer robar, falta ver ahora que efectivamente se aplique para ya no ver presos, con tanto dinero que viven en la cárcel como Reyes y salen siendo millonarios.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *