Usted tiene…La Última Palabra

Reprobado

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

Hoy es el último día del sexenio de Enrique Peña Nieto, y al calificar su sexenio, la mayoría de la gente dice que como Presidente está reprobado. Si buscamos el significado encontramos dos acepciones, la primera es un adjetivo que se refiere a alguien “condenado a las penas eternas”, la segunda, hace referencia a una “calificación de suspenso”.
La primera es muy fuerte y no creo que la mayoría se las desee, acordémonos que los mexicanos somos muy benévolos e inmediatamente decimos: “¿Quién soy yo para condenarlo al infierno?” y dejamos todo en las manos de Dios que dicte ese tipo de castigo.
Obviamente no niego que algunos tengan ese sentimiento contra Peña Nieto y quieran que su castigo llegue más allá de esta vida, sin embargo, creo que la mayoría quiere expresar la segunda, aunque es claro que no se refiere a que el veredicto esté en suspenso porque este diferida la resolución o su cumplimiento, pues me parece que desde hace muy buen tiempo los mexicanos tenían su decisión.
Por ello, lo que en el sentido popular se quiere decir es que la calificación no llega al nivel de aprobado. De forma cuantitativa es claro este rechazo, 7 de cada 10 mexicanos desaprueban la forma como el todavía hoy presidente desempeñó su cargo. Por si esto fuera poco, de esos tres que quedan solo 2 lo aprueban y uno es indiferente. Por lo tanto terminó con un 20% de aceptación.
Hace varios sexenios que no se veía terminar a un mandatario con esos niveles, pues consideran que todo lo malo aumentó escandalosamente: la corrupción, la pobreza, la inseguridad pública y la violencia.
Quizá lo más grave ha sido los niveles de corrupción han llegado a nivel nunca antes visto, son miles de millones que en actos corruptos se han ido, todo a un gobierno que de manera cínica y descarada los solapó quedando todos impunes. Basta ver la creación de empresas fantasmas que se convirtió en su principal forma de operar.
Esto seguro que más de alguno podrá decir que esto no es nuevo, que siempre ha existido, pero mi parecer es que se rebasó por mucho los niveles que habíamos visto. Para darnos cuenta del nivel de corrupción que se fomentó, hay algunos estudios los cuales afirman que en la economía familiar el 33% del ingreso se diluye en actos de corrupción, de manera directa o indirecta, y lo peor, aun sin darnos cuenta.
Todo esto tiene un origen: nunca tuvimos un Presidente con liderazgo y autoridad, lo cual hizo que hubiera muchos vacíos de poder, que obviamente muchos de sus mismos subalternos los tomaron haciendo y deshaciendo y ahí precisamente radicó el principal problema de esta administración.
Así las cosas, la mala noticia es que nos dejan un país con más de cincuenta millones de pobres y un estado con estructuras públicas débiles, la buena noticia es que ya se va, y si de algo sirve de consuelo, lo bueno es que no le seguiremos pagando su pensión.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *