Usted tiene… La Última Palabra

“Confróntalo con los resultados”

Por: Ing, Jesús Herrera Rábago

Hace tiempo escuché un anécdota de un entrenador de futbol: su equipo perdió un partido en el cual les habían marcado un penal en contra, inexistente, que al final marcó la diferencia; los jugadores estaban muy enojados y no dejaban de culpar al árbitro, ante ello el entrenador les dijo: “dejen de quejarse, si hubiéramos metido un gol más que ellos hubiéramos ganado”.
Puede ser que más de alguno no esté de acuerdo con su planteamiento, pero en el fondo tiene razón, para ganar y salir campeón hay que vencer todas las adversidades que se puedan presentar. Si tu equipo golea, no hay penal en contra que te haga perder.
En las últimas semanas hemos sido testigos de impugnaciones electorales, las cuales de entrada son totalmente legales y válidas. Sin embargo, en algunos casos se amparan en cuestiones legaloides para tratar de revertir su derrota.
Sonado fue el caso, por ejemplo, de San Pedro, donde faltando unos días para la toma de posesión se empezó a manejar que sería revertido el triunfo de Miguel Treviño porque se recurrió a actos anticipados de campaña. Interesante fue la respuesta de uno de los magistrados que expresó: “es verdad que sucedieron, sin embargo, por la naturaleza de estos actos, el Tribunal ha sido consistente en confrontarlo con los resultados”, es decir, si la diferencia es tan significativa, es obvio que estos actos no afectaron el resultado. Por lo tanto, “es evidente que la diferencia no puede atribuirse a dichos actos, como por ejemplo, realizar una kermés”.
Además, el Tribunal Electoral por medio del Magistrado Yairsinio García planteó privilegiar la “obligación que tenemos como órganos constitucionales de tratar de salvar en la medida de lo posible el voto ciudadano”, así lo dijo.
Acá en Cadereyta, sucede una cosa parecida, pues Cosme Leal alega que el ganador sobrepasó el tope de campaña de 626 mil pesos por haber contratado a Pesado para el cierre, a lo cual se puede contestar con el mismo argumento del magistrado: “no creo que dicho evento haya sido la causa de los más de dos mil votos de diferencia”.
En lo personal no tengo nada contra la persona de Cosme, lo único es que estoy a favor del voto ciudadano, fueron casi 40 mil, y que en muchos casos, tuvieron que hacer largas filas bajo un calor infernal para sufragar y, en definitiva, merecen respeto, la gente ya habló en las urnas.
Además como dice el dicho “el burro hablando de orejas”, a vista de todos Cosme rebasó y por mucho los 626 mil pesos de tope de campaña, todos vimos su gran ‘bunker’, sus cientos de lonas de todos tamaños, sus trípticos, sus decenas de bardas, sus miles de camisetas de buena calidad, sus cientos de gorras, sus cientos de banderas, de calcomanías especiales para carros, sus cierres de campaña, muchos autos y camiones operando para su campaña, gasolina para esos vehículos, bingos, eventos de reuniones especiales, producción musical y de video, espacios en medios de comunicación, sueldos de la estructura de promoción del voto, despensas, perifoneo, gente en todas partes del municipio haciendo labor para su campaña, comida diaria para toda esa gente, etc. todo eso ¡para dos meses de campaña! Todos lo vimos.
Así las cosas, habría que aplicar el criterio que hay en los deportes, el cual dicta que “no hay que buscar ganar en la mesa, lo que se perdió en la cancha”. Quintanilla en la elección de hace tres años perdió por 200 votos y aceptó y se tragó su derrota, hasta para perder hay que tener clase; a mí me enseñaron que “hay que perder como si te diera gusto y ganar como si estuvieras acostumbrado”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *