Destapa ‘cochinero’ en Congreso

Monterrey, México (03 septiembre 2018).- En el Congreso local, al menos durante la anterior Legislatura, las presiones, el bullying, las simulaciones y los acuerdos planchados fueron una constante.

Al menos así lo considera Mariela Saldívar, Diputada reelecta bajo las siglas de Movimiento Ciudadano, quien señaló que es común que los coordinadores de las bancadas mayoritarias acuerden por intereses políticos y luego impongan sus decisiones.

“Al estar adentro te das cuenta que realmente es una caja negra, opaca, en donde las decisiones se toman fuera del Congreso y se van al Congreso a formalizar con diferentes simulaciones, en la mayoría de los casos, no siempre”, explicó.

“Se simula en comisión, se simula en el Pleno, se simula, incluso, en las mesas de trabajo”.

“Te das cuenta que los temas que se suben son temas que traen las fracciones mayoritarias y que lo tienen con acuerdos ya planchados”.

La legisladora afirmó que aunque nunca vio que se le pagara a alguien a cambio de su voto, era común que se usara el presupuesto como medida de control hacia los Diputados.

“En las bancadas se forman bolsas de dinero que el coordinador decide si reparte equitativamente o favorece a los Diputados más disciplinados y castiga a los que, quizá, son menos disciplinados.

“Si no estás bien con tu coordinador te quedas sin asesor, le dejan de pagar, no te contratan secretaria”, dijo.

En la pasada Legislatura, la bancada de MC estuvo integrada por dos Diputados y en la actual serán cuatro los que sean parte de la fracción.

Saldívar aseguró que en su bancada no se presentaron estas prácticas, pero que hubo otras fracciones, que no quiso identificar, que se acercaron a ofrecerle apoyo económico mensual a cambio de sumarse a sus filas.

“Fueron varios (Diputados), me decían: ‘podemos mejorar tus condiciones laborales, si te vienes para acá, y recibirás tal o cual pago en efectivo por mes'”, afirmó la Diputada.

Reveló que hubo también represalias contra los legisladores que no seguían la línea indicada, y en su caso hasta amenazas.

“Sí experimentábamos cierto hostigamiento, como cierto bullying legislativo.

En un año yo recibí dos amenazas de muerte, la segunda inclusive contra un familiar”, denunció.

fuente: EL NORTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *