Desvía STPRM recursos

Por: David López
Los líderes sindicales petroleros de Tamaulipas, Esdras Romero Vega, Juan Silva Villanueva y Moisés Balderas Castillo son parte de la denuncia colectiva contra presuntos cómplices y prestanombres del dirigente Carlos Romero Deschamps. Obreros integrantes de la disidencia del STPRM aportaron una lista de 14 hombres acusados de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM). La Subprocuraduría Especializada en Investigaciones de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República (PGR) recibió la denuncia de los sindicalizados. Los denunciantes prometieron seguir aportado pruebas e integrando a más presuntos culpables. El tampiqueño Carlos Romero Deschamps es el autor intelectual y ejecutor, asegura el movimiento de petroleros, de desviar 350 millones de dólares del sindicato. El dirigente es acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita, lavado de dinero, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito y defraudación fiscal. Además, agregan, ‘desapareció’ ingresos de la cláusula 251 bis del Contrato Colectivo de Trabajo firmado con Petróleos Mexicanos (Pemex). Los nuevos elementos probatorios relacionan a Romero Deschamps en diversos delitos con Ricardo Aldana Prieto, Moisés Balderas Castillo, Ricardo Hernández García, Moisés Marín García, Artemio De Jesús Enríquez, Mario Carlock Villalobos, Andrés De La Rosa Hernández, Andrés De La Rosa Reyes, Ismael Melgarejo Vázquez, Sergio Lorenzo Quiroz Cruz, Esdras Romero Vega y Juan Silva Villanueva. En la denuncia también aparecen los hijos del líder: Paulina, José Roberto y Alejandro Romero Durán; su hermana Esther Romero Deschamps; su cuñada María Guadalupe Durán Limas; su nuera María Fernanda Osejo Garrido; y, los prestanombres Luis Eduardo Diez de Bonilla, Fernando Pacheco Martínez, imputándoles los delitos de delincuencia organizada, y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Los hechos que se les imputa a hijos y dirigentes seccionales consisten en colusión permanente y reiterada para realizar malos manejos con el patrimonio del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM). Parte de los documentos entregados detallan, la disposición indebida del dinero de cuotas sindicales y de contratos. Asimismo, el dinero obtenido por la venta de inmuebles propiedad del Sindicato fue desviado a las cuentas de familiares y amigos. El destino del dinero fue la compra de residencias, ranchos, yates, automotores de lujo y otros bienes. La triangulación de los fondos también sirvió para evitar el pago de impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT). Los vínculos de la cúpula sindical han llegado a tejer alianzas con miembros del crimen organizado en determinadas zonas del país. Los demandantes argumentan que están aprovechando los tiempos ya que el primero de septiembre cambiaran los congresos locales y federales y como ahora PRI y PAN es minoría ya no podrán cubrir las fechorías de estos delincuentes. Así mismo están en espera, al día primero de diciembre que entre el nuevo gobierno, para llevar las denuncias ante las demás instancias federales. (HASTA LA PRÓXIMA SDQ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *