Usted tiene… La Última Palabra

Buen principio

Por: Jesús Herrera Rábago
En estos días, Pedro Ferriz de Con, quien intentó ser candidato independiente a la Presidencia de la República, subió un video donde textualmente dice: “Me encantó la actitud de Andrés Manuel López Obrador que se fue de vacaciones, llegó sin escoltas con su esposa, hizo cola, pasó el arco de vigilancia, no utilizó los servicios VIP del aeropuerto, no hubo salones oficiales, no hubo protocolo, no hubo nada… hizo sus colitas, se subió al avión y creo que es la primera vez que se va con gusto a la Chingada, que así es como se llama su rancho”.
Aunque no podemos decir que esto anuncie un cambio real y total en el gobierno, me parece es un buen principio para mostrar la actitud con la que quiere dirigirse el próximo presidente de la República, donde la austeridad y la renuncia a muchos privilegios, aunque algunos puedan ser válidos, sería la constante.
Es cierto que una golondrina no hace un verano, ni mucho menos el hecho de que siendo Presidente electo viaje como cualquier otro ciudadano, nos asegura que cumplirá lo que prometió en campaña. Sin embargo, no deja de ser algo totalmente nuevo y diferente, algo a lo que no estamos acostumbrados y puede ser un gesto de que la cosa va en serio.
Ahora bien, no le queda otro camino a López Obrador que empezar a cumplirlo en primera persona, para luego exigirlo de los demás colaboradores, lo cual aunque suena muy bien no es tan fácil, incluso, la gente más cercana se puede rehusar a cumplir con todas las medidas que propone.
Pero también no le queda otro camino porque necesita recursos para llevar a cabo sus ambiciosos proyectos, los cuales no podrá realizarlos con más deuda, ni con más impuestos, pues ahí se vendría abajo toda su credibilidad. Por ello, en el ahorro y en el control de la corrupción está su único camino, además que fue lo que más pregonó.
Obvio que algunas cosas no serán tan sencillas, sobre todo en la reducción de sueldos, en despedir personal y “adelgazar” el gobierno, o vender un avión con ciertas características particulares que complican colocarlo en el mercado. Sin embargo, el quitar gastos superfluos, privilegios y gastos de funcionarios es una medida que, además, el pueblo aplaudirá.
El otro camino es buscar reducir recursos donde sea inmediato, como la propuesta de eliminar las delegaciones federales que al año representan millones de pesos en gasto corriente, pero pueden significar miles de millones si se evita la corrupción que a través de ellas se da.
La otra que es directa e inmediata es la iniciativa que prepara Morena para reducir el 50% el dinero a los partidos políticos. Habría que ver si con la mayoría simple la puede lograr o depende de mayoría calificada (tres cuartas partes) lo cual no tendrá y podría bloquear esta medida. Aunque los ya muy quemados partidos se “quemarían” más si se oponen a ello, aunque no creo que se pueda más.
Así las cosas, ojalá se cumpla el refrán que dice: “lo que bien empieza, bien acaba”, y Andrés Manuel haga valer el dicho que “el buen juez, por su casa empieza”.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *