Multarán a vecinos ruidosos

Crean reglamento y adquieren medidores de decibeles para sancionar ruido a altas horas de la noche,

Miguel Oscar Pérez
CADEREYTA JIMÉNEZ, N.L.-
Por fin muchos habitantes de Cadereyta podrán dormir tranquilos al aprobarse el reglamento municipal para sancionar por medio de Ecología a quienes alteren el orden con aparatos de sonido, bocinas amplificadas con alto volumen.
Entrevistada después de la sesión de cabildo, Mónica Treviño Sada, señaló que puso a consideración la iniciativa para reglamentar la reducción de los decibeles en los ruidos de los daños que ocasionan en el ecosistema
“Me tocó incursionar un poquito en este tema a raíz de estar presidiendo la Comisión de Seguridad Pública y tener un exceso de llamadas a todas horas del día y todos los días de la semana en quejas de alto sonido en todo tipo de colonias, solicitando la presencia de Seguridad Pública para pedirle al vecino, al ciudadano que le bajen al sonido”, expresó la edil.
En dichos casos la regidora especificó que no se avanza en nada, pues al policía el ciudadano le dice que si le bajará al sonido, el elemento avanza 50 metros y el ciudadano le vuelve a subir, ya que no había un reglamento donde el policía tenga injerencia o autoridad para sancionarlo o infraccionarlo por dicho motivo.
Advirtió que lo que esto ocasionaba era que se empoderaba el vecino ruidoso al no haber un reglamento que lo sancionara o bien y solo se desviaba una unidad y elementos de policía que pudieron estar en otro servicio.
Añadió que todos los municipios vecinos ya tienen ese tema en sus agendas y en sus reglamentos y que no solo las casa-habitación sino que se da también en los templos y lugares donde se hace ejercicio como los crossfits, las zumbas e industrias estarán regulados.
Mencionó que el Reglamento de Equilibrio Ecológico del Medio Ambiente se metió al cabildo y hoy se concluye la consulta pública, por lo que en breve entra ya en funciones ese reglamento de Ecología.
Advirtió que el departamento de Ecología con el apoyo de Seguridad Pública se encargarán de estas supervisiones por medio de un aparato que mide la intensidad del sonido y están por llegar los primeros seis aparatos para ese fin.
Argumentó además que en la primera intervención se amonestará verbalmente al vecino señalado y con el aparato se compruebe que está violando el reglamento e invitarlo a que baje el volumen a su música y de reincidir y medir con el aparato, entonces si se le impondrá una multa económica al propietario de la vivienda.
“Se invita a la ciudadanía a respetar y llevar a cabo este reglamento y la operación se realizará con un aparato que medirá los decibeles en cuestión, donde el inspector llegará a los domicilio y al pasar de 55 decibeles, ya marcando 56 ya es exceso”, sostuvo Treviño Sada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *