Don Jesús Leal Garza…. Y “La Mexicana”

Así lucían las Jimeneces ropa fabricada en “La Mexicana”

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores
En fechas pasadas observamos la demolición de una antigua y bonita finca en el cruce de las calles Hidalgo y Progreso (antes 9ª) en el centro de nuestra ciudad.
Con nostalgia recordamos esas casonas con tan basta historia, pero, bueno, es el paso de la modernidad lo que hace que sean desaparecidas sin piedad desgraciadamente. Actualmente ocupa ese lugar una conocida institución bancaria.
En los años 1935 – 1940 había personajes en la localidad dedicados a la fabricación de ropa, recordamos a Don Jesús Leal Garza quien con su hermana Carolina y su esposa Olivia Garza fundaron la fábrica de ropa y costura a la que dieron el nombre de “La Mexicana”.
Don Jesús ya tenía un comercio establecido en esta su propiedad ubicada en esa dirección, surtía abarrotes y granos principalmente. No conforme y haciendo notar su empeño y laboriosidad Don Jesús abrió un nuevo negocio de fabricación de ropa, pues su hermana también creativa como él daba clases de costura en el pueblo, haciendo notar su gran talento en la fabricación de prendas de vestir.
Dado el éxito de este negocio, Don Jesús trasladó el negocio a un nuevo domicilio, precisamente frente a la ubicación anterior (Justo donde ahora se encuentra la logia masónica “Progreso #10”) tiempo después en ese domicilio se ubicaría la secundaria Profr. Emilio Rodríguez Cortéz.
“La Mexicana” había iniciado sus labores con una sola máquina y unas cuantas empleadas que al paso del tiempo y buena administración fue adquiriendo prestigio, más equipo y abundante personal.
En “La Mexicana” se elaboraba ropa típica Mexicana que al ser distribuida y siendo del agrado de sus clientes llegó a ser exportada a los Estados Unidos (tal vez la primera industria exportadora de origen Jimenese).
El material que surtía aquel negocio llegaba por ferrocarril de distintas ciudades del país: Paño para sacos, faldas y sombreros bordados con figuras seria la materia prima para la elaboración de sus productos. Los sacos eran orleados con estambres, las faldas bordadas de chaquira y lentejuelas, como también los sombreros y algunas otras prendas.
“A las empleadas se les pagaba 0.75 cents. la pieza, se trabajaba toda la semana en varios horarios y cada empleada tenía su especialidad (cortadoras, costureras, planchadoras etc. etc.”)(Emma D. Montemayor).
Además de Don Jesús su hermana y esposa laboraban también sus hijos Ermila y Jesús Leal Garza.
Algunas de las primeras empleadas fueron las señoritas Albeza Montemayor, Santitos Garza, Elmira Garza Ríos y Socorro Garza que se desempeñaban como “bordadoras”. Raquel González, Isabel Saldaña, y Felicitas Treviño eran las “Cortadoras”. Consuelo Alvarado, Josefina Montalvo, Lucila Montemayor, Candelaria Tamez, María Luisa y Rebeca Garza, Manuela Díaz, Esthela Morales, Luz Leal como también Esthela Garza Ríos, María Luisa, Graciela, Rebeca y Elvia Leal Montemayor, Carolina Garza y Emma Garza Ríos madre de la cronista adjunta de esta ciudad Emma Montemayor quien nos proporcionara estos interesantes datos.
Don Jesús Leal Garza hizo crecer su negocio a grado tal de ser de los primeros exportadores de productos Jimenences al extranjero, además fue creador de una importante fuente de trabajo para Jimenenses que aún viven en nuestros recuerdos.
“La modernidad” borra la imágenes, pero nunca borrara el recuerdo y la pasión” (JAT).
Datos recabados del libro “Semblanzas de una ciudad con historia” y de la propia autora Emma Deyanira Montemayor Garza, cronista adjunta de Cadereyta Jimenez.
Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *