Los traidores a la Nación

Por: David López

No hay tiempo que no se llegue, ni plazo que no se cumpla. Terminaron los debates y la temática fue la misma, pocas propuestas y mayores ataques al puntero (AMLO). A menos de 16 días de la elección las cosas siguen igual, porque de acuerdo a reseñas e imágenes periodísticas el único que logró plazas llenas en sus mítines, es AMLOVER. Los analistas resaltan la caída de Anaya y un ligero ascenso de Meade y el Bronco, con esos números arrancan los últimos 100 metros de la carrera por la silla presidencial, según las encuestas, sigue arriba Obrador con una diferencia en promedio de 18 a 21 puntos entre el segundo y tercer lugar respectivamente, incluso la COPARMEX publicó su encuesta donde AMLO está muy por encima de sus perseguidores. Y si otra cosa anómala no sucede este primero de julio, Morena estará haciendo historia en todo el país y estaremos vislumbrando la esperanza en el sector petrolero, que este gobierno pretende aniquilar y para muestra un botón. En complicidad con el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Petróleos Mexicanos (PEMEX), pretende rematar el resto de las plataformas de producción de la Sonda de Campeche para lo cual ya prepara convenios con las firmas trasnacionales. El Gobierno de Enrique Peña Nieto está dispuesto a desmantelar la industria petrolera antes de irse, por ellos desde hace varios meses inició un proyecto para la venta de los activos que tiene en la Sonda de Campeche. Junto con dicha medida, también se estudia un proyecto para dar de baja a los trabajadores de confianza y sindicalizados. Todo esto viene ocurriendo ante los ojos de los líderes del STPRM, quienes no hacen nada para frenar el desmantelamiento de PEMEX, pues ya robaron suficiente para que dos o tres generaciones de sus familiares vivan sin trabajar. Gran parte de la infraestructura que PEMEX tiene en la Sonda de Campeche está siendo saqueada o fue abandonada al deterioro, pero la realidad es que ésta era funcional y estaba siendo subutilizada, debido principalmente a la corrupción y a la incertidumbre que existía ante la proximidad de las reformas que ya fueron concluidas con catastróficas consecuencias para México. La intención del Gobierno Federal es desaparecer a PEMEX por completo antes de que termine al actual sexenio, para lo cual en el litoral petrolero de Tabasco ya comenzaron a vaciar los complejos entregándoles plazas en tierra a los trabajadores. Este asunto está sucediendo en las plataformas del litoral de Tabasco, en esas plataformas son de producción ahí lo que están haciendo es otorgar plazas a los trabajadores, les están proponiendo la planta en tierra, la intención es dejar vacío los complejos y controlar a la gente en tierra, una vez que terminen de vaciar los complejos del litoral de Tabasco, los siguientes serán los que se encuentran dentro de la sonda de Campeche. El STPRM es cómplice de lo que está sucediendo junto con Peña Nieto y sus secuaces, no nos queda otra más que unificarnos, los trabajadores tienen que dar la cara porque de cualquier manera los van a perjudicar y ahorita, lo que nos queda es unificarnos y empezar a manifestar nuestras inconformidades y nuestra situación. El principio de la solución es comenzar a desconocer a Carlos Antonio Romero Deschamps como el representante de los petroleros. Romero Deschamps ya no representa a los intereses de los trabajadores, ya que es un peón en este tiro de gracia a la Nación y a Pemex, ya no es garantía, como tampoco es garantía ningún candidato del PRIANPRDVERDE, solo son políticos que ha demostrado tener un interés personal, no piensan ni en las comunidades, ni en los representados, ni en México. Todos los trabajadores se encuentran vulnerables, primero decían que no iba a ver despidos injustificados y claramente se comenzaron a presentar despidos masivos, se empezaron a justificar con evasivas y un supuesto ahorro, estamos en una situación de falta de credibilidad. Reitero que lo único que podría detener el oscuro panorama que se aproxima para PEMEX es la unidad de toda la base trabajadora para desconocer a Romero Deschamps y para exigir que se realice una nueva elección para que democráticamente se elija a un nuevo dirigente. Porque si no, se augura un fin de sexenio y un 2019 negro para los trabajadores petroleros, porque lo único que está frenando un poco esta situación, son las elecciones, pero en realidad el gobierno y la dirigencia del STPRM tienen prisa para acabar con los trabajadores antes de que termine el sexenio. Por eso hermano petrolero ni un voto para los partidos que aprobaron la reforma energética, conservemos nuestro patrimonio nacional y nuestra fuente de trabajo, juntos haremos historia.
(HASTA LA PRÓXIMA SDQ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *