Son los buenos maestros, sembradores del saber y divulgadores del conocimiento

Por: Dr. José Ascención Tijerina Flores

El 15 de mayo es una celebración que desde hace 95 años se ha mantenido en el calendario oficial de México y que representa un festejo distintivo de los rituales cívicos de nuestra nación. Pero, ¿conoce usted el origen de dicha celebración?
El día del maestro surge a la par de la Constitución de Querétaro de 1917. El Presidente Venustiano Carranza comprendió la importancia de la implantación de la enseñanza escolar para los intereses nacionales y tras largos debates en el Congreso, se llevó a la conclusión de que el Estado debía ser el rector y responsable principal de la educación.
El 27 de septiembre de 1917, a sólo 7 meses de haber sido promulgada la Constitución y a 4 de estar en vigencia, el Dr. Enrique Viesca Lobatón Diputado por el Estado de Coahuila y el Teniente Coronel Benito Ramírez García, legislador por Veracruz, secundados por Jonás García (originario de Apodaca, Nuevo León) del Estado de Nuevo León expusieron en la Tribuna del Congreso la iniciativa de rendir homenaje al Magisterio Nacional instituyendo un día para festejarlo.
El 15 de mayo fue la fecha propuesta por los diputados, día en que el Ejército Republicano del General Mariano Escobedo había tomado la Ciudad de Querétaro habiendo aprehendido al Emperador Maximiliano de Habsburgo justo 50 años atrás, acontecimiento histórico que había sido minimizado durante el Gobierno Porfirísta, el cual dio mayor relevancia al 2 de abril, fecha de la batalla en la que el General Díaz se impuso sobre las fuerzas del imperio en Puebla (la historia la escriben los vencedores).
El miércoles 31 de octubre se presentó el dictamen que dio lugar a varios debates en la Cámara de Diputados; el primero de los oradores fue el General Eduardo Hay, jefe de los revolucionarios y uno de los más cercanos colaboradores de Carranza quien objetó el punto referente a la fecha, pues el 15 de mayo la iglesia católica también celebraba a San Isidro Labrador.
En seguida habló el Diputado Ciriaco Cruz López, maestro y legislador del Estado de México. Su intervención fue tan brillante (según cuenta una crónica de la fecha) que “al bajar de la tribuna no hubo oradores en su contra”.
El dictamen fue puesto a votación y aprobado con 128 votos a favor y solo 6 en contra. 2 semanas después el Senado ratificó la propuesta.
El 23 de noviembre el Presidente Carranza expidió el decreto mediante el cual se instituía el 15 de mayo como el día dedicado al Magisterio dentro del calendario cívico nacional. Fue publicado en el diario oficial de la federación un 5 de diciembre de 1917, estableciéndose en el mismo documento que “en esa fecha deben organizarse festividades culturales que realcen la importancia y nobleza del papel social del maestro”.
A partir del 15 de mayo de 1918 el homenaje a los maestros comenzó a ser celebrado en el País, siendo aceptada hasta la fecha como el “DÍA DEL MAESTRO”. (Tomado de los escritos del historiador Amehed Valtier).
Hoy más que nunca la labor de los buenos maestros toma mucho más interés e importancia por ser los indicados (después de los padres) a retomar los caminos de la enseñanza, la buena moral y el amor a México.

Maximiliano entrega su espada en señal de rendición

También un 15 de mayo pero de 1867 el Emperador Maximiliano de Habsburgo después de la traición de Miramón hizo efectiva su rendición entregando su espada al General Mariano Escobedo teniendo como testigo al entonces Coronel Gerónimo Treviño Leal originario de Cadereyta Jiménez, Nuevo León.
Maximiliano fue pasado por las armas sin juicio previo no obstante los ruegos de muchos que suplicaban el perdón, pues el Emperador supo ganarse el cariño de todos los mexicanos y no obstante fue fusilado por orden de Benito Juárez García un 19 de junio de ese mismo año en el cerro de las campanas.
Gracias y hasta la próxima!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *