LOS SOÑADORES HACEN EL CAMBIO

Por: David López

¿Qué contestarías tú si te preguntaran sobre las posibilidades de que AMLO gane las próximas elecciones presidenciales en México?
Los cambios en la humanidad se han dado porque existieron soñadores valientes y en su momento, los grupos de poder que controlaban la economía y los medios de comunicación existentes, utilizaron diversos adjetivos para descalificar a los que impulsaban las transformaciones. Es conveniente recordar la historia de México en la independencia, la guerra de reforma, la revolución mexicana etc. ¿Cómo calificaban a Hidalgo, Morelos, Juárez, Zapata, Villa y Cárdenas? Quizá algunos no lo sepan pero los poderosos y ricos de entonces los llamaban herejes, bandidos, traidores muertos de hambre. En esas etapas los impulsores del cambio fueron satanizados y muchos integrantes de los grupos que ostentaban el poder con posición contraria al cambio, se camuflajearon y como caballo de Troya se incrustaron en el movimiento cuando fue evidente el triunfo de aquellos soñadores, ya dentro influyeron para que los procesos de transformación fueran incompletos y así salvaguardar parte de sus intereses y su posición.
Puedo imaginar que alrededor de AMLO hay mucho oportunista que espera obtener beneficios, puedo imaginar que habrá cosas que no cambien, pero nada puede ser peor que la realidad que estoy viviendo, la realidad que estoy percibiendo con todos mis sentidos, voto por AMLO porque sé que al menos se romperá la estructura de un grupo que disfrazado de distintos colores al momento de tomar decisiones importantes actúa como uno solo. Quizá el ejemplo más burdo e indefendible sea la reforma energética, pusieron la riqueza de México bajo el control de otras naciones y para aquellos eruditos en el arte de los negocios, haciendo una analogía les pregunto: ¿Qué empresa en el mundo ofrece, al control de sus competidores aquello sobre lo que en esencia basa su posición competitiva? ¡no veo a Coca Cola vendiendo la fórmula de su jarabe! Si bien es cierto México no es una empresa, si compite en los mercados con los demás países y las empresas y productos mexicanos podrían ser beneficiados con el potencial energético si este se canaliza en la forma adecuada, sin embargo con la reforma se perdió esa oportunidad. De los argumentos de la reforma se puede hablar mucho, pero unas de las cosas más ilógicas en su momento fue que ya no hay petróleo, y yo pregunto: ¿Qué empresa invierte en algo que ya no tiene futuro? Al contrario sacan eso del mercado para liberar recursos, en México se ofrecieron los energéticos con el argumento que ya se habían agotado, ¡y los grandes corporativos trasnacionales vinieron solidarios a rescatarnos! ¿Qué tanto deben de querer al pueblo mexicano que aun sabiendo que ya no había petróleo decidieron traer su capital? Claro, aunque después por obra y gracia de la divinidad se dieron cuenta que hay más yacimientos, todos esos políticos exceptuando a AMLO estuvieron de acuerdo, ahora se dicen preocupados por nosotros, pero en su decisión, privaron otros criterios quedando el interés nacional y el desarrollo social fuera de sus consideraciones. Ahora dicen que AMLO es un loco fascista hijo de Hitler y Trump, y yo pregunto: ¿es fascismo pensar en el bien de los demás? Me parece que el fascismo se observa en la actitud que tienen hacia los demás, esos políticos multicolores que venden a nuestro país como un paraíso para invertir porque nuestra mano de obra es barata, venden la miseria de nuestra gente y lo hacen desde hace tiempo, se indignan con los que reclamamos un cambio diciendo que somos flojos, se pelean con Trump por el muro cuando debería de darles vergüenza que nuestros “flojos” compatriotas tengan que emigrar, porque en México no hay oportunidad para todos los mexicanos. Este país se ha diseñado para unos cuantos, basta ver las cifras de la distribución de la riqueza, de víctimas de la injusticia, de corrupción, quien en la práctica está llevando una política de exterminio. Sueño con el cambio, pero el cambio requiere de la participación de todos, exigir la aplicación de la ley y debe estar acompañado de la convicción de que la ley también debe de aplicarse para nosotros mismos, cambiar con el ejemplo y vivir siendo congruentes, reforzando los valores trabajando con respeto y honradez. Ensayo del Ing. Abiel Aguilar Reyna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *