Cadereyta y sus fundaciones

Por: José Ascención Tijerina Flores

Cadereyta Jiménez, N. L.- Hace un buen número de años (¿?), un maestro historiador nos decía: “No te confíes mucho de algunos datos de nuestra historia oficial, recuerda que estas son escritas por conveniencia de vencedores preferentemente”. Así, nos daba el ejemplo: el 15 de septiembre a las 11:00pm festejamos el supuesto grito de Dolores que diera Don Miguel Hidalgo, siendo que esa noche no sucedía nada especial, salvo el cumpleaños de Don Porfirio Díaz. El 16 del mismo mes por la mañana, aún solemos decir “¡Viva la Independencia!”, pero ese día apenas iniciaba una lucha que duraría 11 años y 11 días para que México se independizara de España, cierto Hidalgo iniciaba un movimiento armado en repudio al Gobierno establecido lanzando “Vivas” a Fernando VII Rey de España y aun así le llamamos Padre de la Patria.

Fray Fernando Teresa de Mier Noriega y Guerra desde mucho antes pregonaba en sus discursos la necesidad y conveniencia de que México se independizara de España, además un 27 de Septiembre de 1821, Don Agustín de Iturbide consumaría la Independencia sin disparar un solo tiro y sin derramar una gota de sangre acordando con Vicente Guerrero y el Virrey Juan de Odonojú nuestra independencia fecha que prácticamente pasa inadvertida por la mayoría de los mexicanos y para colmo declarando traidor a su creador Don Agustín de Iturbide convirtiéndose así México en el único País tal vez en el mundo que le quita la vida en forma vergonzosa a su libertador. Estos son solo algunos ejemplos de los muchos que existen.

Viene a cuento lo anterior por la polémica que ha creado la publicación de un interesante libro acerca de la primera fundación de Cadereyta.

Veamos: se dice que desde 1609 Don Diego de Montemayor Gobernador del Nuevo Reino de León era informado por sus exploradores que en la confluencia de los ríos San Juan y Santa Catarina existía un asentamiento humano de indígenas y españoles que vivían en comunión de las cosechas que en forma casi natural les daban estas privilegiadas tierras, si bien el número de habitantes no aumentaba en forma notoria era por la defensa que hacían los primeros de estos lugares pues estos indígenas eran los verdaderos dueños de ellas.

El día 12 y 13 de Marzo de 1637 se levanta un acta de fundación con la firma de los habitantes del lugar que tal vez quedó como intento de fundación, pues no aparece la firma del Gobernador en turno.

El 13 de Agosto del mismo año se lleva a cabo la confección de otro escrito por Alonso de Pimentel bajo la vigilancia y supervisión del Capitán Luis de Zúñiga y Almarás quien por mandato del Gobernador Martín de Zavala efectuaban otro intento más por fundar la Villa prometida al Gobernador, éste al Virrey y a su vez al Rey de España: Felipe IV.

6 meses después, un 25 de Febrero pero de 1638 Don Martín de Zavala, mejorado de algunos achaques en su salud (¿?) se presenta a confirmar lo ordenado para con Don Luis de Zúñiga y el escribano Pimentel y encontrando serias fallas en la redacción del escrito además en la repartición de solares y orientación de las calles da la orden de modificar lo antes hecho y estando de acuerdo vecinos y autoridades se procedió a redactar y escribir una nueva acta que en esta ocasión SI LLEVARIA LA FIRMA DE LA MAXIMA AUTORIDAD EN EL NUEVO REINO DE LEON.

Un 30 de diciembre del mismo año el Cabildo sale a recorrer a pie y a caballo la jurisdicción territorial de Cadereyta hacia Monterrey.

La historia es clara y según entendemos un documento sin la firma de la autoridad correspondiente CARECE DE VALIDEZ, entonces porqué es que celebramos una fecha de fundación de nuestro municipio que no está autorizada por el Gobernador Martín de Zavala apareciendo su firma en el acta del 25 de febrero de 1638 que conservamos celosamente en nuestro archivo histórico municipal.

Ahora bien, no es que nos “hagamos bolas” como alguien dijera, es cuestión de lógica y apreciación pero como dijera nuestro director “esa es mi opinión… usted amable lector tiene la última palabra”.

Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *