Usted tiene…La Última Palabra

Por: Ing. Jesús Herrera Rábago

El “Ganón”

A tres meses y medio de la elección presidencial los números no varían, en el primer lugar de la carrera sigue firme López Obrador, en el segundo se mantiene Ricardo Anaya y en un triste tercer lugar, a pesar de todo los intentos por levantarlo se encuentra Meade.
Las estrategias de los priistas y los panistas en las últimas semanas, en lugar de debilitar el “PEJE”, lo han catapultado a tener más del 40% en las encuestas de esta última semana. Cuestión que dista mucho del pronóstico que hace meses se apuntaban a una elección extremadamente cerrada.
Nadando de muertito y poniéndose de espectador, Andrés Manuel ha sido el más beneficiado de los pleitos, dimes y diretes que el PRI, apoyado por el aparato gubernamental, lanzó contra Ricardo Anaya acusándolo de lavado de dinero y en última instancia de enriquecimiento ilícito.
La lógica indicaría que el PRI se lanzó con todo contra el panistas para bajarlo a un tercer lugar, y dejar así a su candidato Meade enfilado a pelear contra el puntero de Morena. Pues si esa era la intención, erraron gravemente, pues es cierto que Anaya perdió algunos puntos porcentuales y sobre todo detuvo su crecimiento, pero esto no benefició en nada a Meade que no subió en las encuestas.
Las mediciones de la última semana muestra que el panista se sitúa en un 25%, con una tendencia a la baja, pues ya se situaba entre 26 y 29; mientras que Meade se mantiene entre un 16 y 20%, sin tener una tendencia a crecer. Lo esperado hubiera sido que esos tres o cuatro puntos pusieran a Meade a la par del panista, pero la sorpresa es que no los atrajo, sino se fueron con el oriundo de Macuspana que ya presume una ventaja de hasta 15 puntos.
Sinceramente el golpe asestado contra Anaya fue certero y aunque no lo ha mandado a la lona, lo dejó muy “tocado” y con pocas posibilidades de levantarse. La cuestión es que dejó una duda muy grande en el electorado sobre su honestidad, y aunque pruebe o diga lo contrario, incluso si no fuera cierto, va ser muy difícil quitarse ese lastre.
La otra hipótesis posible es que todo este show mediático haya sido preparado por el PRI-Gobierno que, viendo que ya está fuera de la competencia, prefiera pactar con López Obrador en lugar de con Anaya, pues no hay que olvidar que hubo una fractura entre Peña y el panista cuando era presidente del partido por no darle el triunfo en Coahuila el año pasado.
Así las cosas, el “ganón” resultó ser el tabasqueño que ahora sólo tiene qué hacer una cosa: “no hacer nada”, sí leyó bien, simplemente esconderse, no abrir la boca de más, no engancharse en pleitos, mantener un perfil bajo para enfilarse a ganar las elecciones. A mi parecer, sólo una catástrofe haría que perdiera la Silla, aunque, como siempre lo he dicho, en la política todo puede pasar.
Esta es mi opinión, usted tiene La Última Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *