“La guerra de los pasteles”… un conflicto bélico poco conocido en México

Cadereyta Jiménez, N. L.- México vivía el principio de una independencia recién consumada por Agustín de Iturbide el 27 de septiembre de 1821, pero un 16 de marzo de 1830 se suscitó un hecho intranscendente que provocó un conflicto bélico entre dos países que anteriormente no habían tenido problema alguno: México y Francia.
Había cierto reacomodo de franceses establecidos en México, algunos se dedicaban al comercio, otros eran artesanos y entre ellos algunos eran panaderos. Un febrero 6 de 1838 llega a Veracruz una escuadrilla Francesa a las órdenes del Comandante “Vazoche” para reclamar por la vía de las armas una supuesta deuda del Gobierno Mexicano con ciudadanos Franceses radicados en México, iniciándose así la primera invasión Francesa en la llamada “Guerra de los pasteles”. La Revolución de la Acordada (Nombre del edificio donde estaban los partidarios de Vicente Guerrero levantados luego de las elecciones Presidenciales celebrada en 1828 lo que propició que una muchedumbre saliera a saquear comercios ubicados cerca del Parian. Le llamaron la guerra de los pasteles debido a que un pastelero Francés exageró una cuenta que no le quisieron pagar en 1832 los soldados de Santa Anna asegurando que se habían comido 60 mil pesos de pasteles.
Uno de ellos residente en Tacubaya llamado R. Remontel se sintió muy agraviado por unos oficiales del ejército de Antonio López de Santa Anna pues se habían comido algunos pasteles de su negocio y se habían retirado sin pagar (¿?) por lo que reclamó a las autoridades y pidió una indemnización por $60,000, desde luego una cifra enorme para el daño ocasionado, añadido el reclamo de otros franceses por otros hechos ante el cónsul de su País.
El presidente mexicano Andrés Bustamante se negó a pagar aquel dinero que para entonces se había elevado a $600,000 (más???).
Ante aquella negativa el gobierno francés envió a México una flotilla de guerra que se concentraron en la Isla de los Sacrificios en plan de ataque y sitió el Puerto de Veracruz por varios meses.
El presidente Bustamante ordenó el bloqueo de aquellas embarcaciones en aquel lugar y aparece Santa Anna que recién había sido nombrado defensor de Veracruz dando principio a una guerra que duraría hasta 1838 en San Juan de Ulúa.
En esa lucha Santa Anna resultó herido en una pierna que le fue amputada, valiéndole esto ser considerado un héroe nacional y recibiendo fuerza política por aquel hecho para que regresara en repetidas ocasiones al poder. Santa Anna le rendiría honores militares a su pierna separada de su cuerpo y en un desfile mortuorio le daría personalmente cristiana sepultura.
El 19 de marzo de 1939 se firmó un acuerdo para pagar aquella deuda y así quedara olvidada aquella ofensa (¿?).
México perdió esa guerra como otras más y tuvo que pagar aquellos $600,000 de indemnización reclamados.
Posteriormente llegaría Maximiliano de Amsburgo a poner orden en el País pero por muy poco tiempo.
México y Francia no volverían a pelear jamás y ni los oficiales ni los ciudadanos mexicanos volverían a huir sin pagar pasteles franceses.
Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *